Por la Sombrita, Roxana Muñoz, Melissa Leyton

Yalitza Aparicio es una actriz que por estos días se pasea de lo lindo en las alfombras rojas de Hollywood. Tiene derecho a ello: la película que protagoniza, Roma, recibe nominaciones hasta el cansancio y acaba de ganar dos Globos de Oro, uno por mejor película extranjera y otro por mejor dirección. O sea, un premio de peso, con perdón de los galardones a mejor efecto especial.

Su actuación ha sido además aplaudida. Yalitza es mexicana, ¡viva México!, pero a muchos su presencia les incómoda.

Y es que ella no se parece a Lucía Méndez en sus años dorados, ni a Ximena Navarrete, la miss Universo. Yalitza es una oaxaqueña que, además de español, habla mixteco. Ella ni sabía quién era ese señor Alfonso Cuarón cuando una amiga la invitó a que la acompañara a una audición.

Aquella amiga quedó embarazada y Yalitza terminó postulándose para el papel. Como están las cosas en México y en el mundo, hay que decirlo, Yalitza hasta llegó a dudar de si la audición era seria y no una trampa para trata de personas.

No lo era. Alfonso Cuarón, el gran director mexicano, preparaba una película inspirada en una persona muy importante para él: su nana Liboria. Para interpretarla buscaba a una indígena, aunque no fuera actriz. Esa fue la maestra Yalitza Aparicio, hija de una empleada doméstica.

En estos meses en que ella ha aparecido en portada de Vogue o retratada en Vanity Fair ha sido alabada e insultada: “la mona aunque se vista de seda mona se queda”, le escriben en redes sociales.

Parece que a algunos les ofende que ella represente a México. Como me dijo una amiga: “es que los indígenas no suelen aparecer ni de personal doméstico en sus telenovelas”.

No es que Yalitza es más mexicana que otros. Es que también es mexicana y debería ser incluida y respetada.

Me recuerda un poco lo mucho que a algunos les molestaba que la miss panameña Rosa Montezuma llevara una nagua a encuentros internacionales. “La gente va a pensar que todos en Panamá andamos así”, decían algunos con las cejas levantada en Twitter.

Cierto. Crecimos escuchando en la casa y la calle frases despectivas como: “parece un indio”. Pero ya fue suficiente. Botemos esos anteojos racistas y miremos lo obvio: América Latina es lo que es por su riqueza indígena.

 

Contenido relacionado

ellas.pa exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos