roxy nov 02 - ¿Mensajes de voz? No, se lo ruego

Vuelvo a descubrir que el mundo se divide en dos  grandes grupos: los que escriben mensajes de voz por Whatssapp y quienes les da picazón de solo verlos. Estos últimos son  los que no los escuchan.

Sí, he dicho bien: no los escuchan.

Me atrevo a asegurar que, para algunos, un mensaje de voz es casi como una gaznatada. Lo ven y enseguida, llenos de indignación, deciden: ‘ esa persona tendrá que esperar, y bastante. ¿Qué se ha creído?’.

Por mi parte no me gustan ni me disgustan los mensajes de voz.  Así que quizás yo entre en una tercera categoría. ¿Alguien se anima a entrar conmigo?

Las razones por las que algunos le tienen tanta mala voluntad a las notas de voz pueden ser las siguientes:

 

1. Gente que uno no conoce se cree con derecho de mandar mensajes larguísimos de voz. Luego de escribir: ‘Hola’ u ‘ola’.  ¿En serio cree que alguien  va a  escuchar eso?

2. La mensajería instantánea es para una comunicación rápida ¿porque mandan una parrafada de varios minutos? Para eso mejor llamen. ¿Qué estoy diciendo? Mejor no llamen. Por lo menos no a mí.

3. Entiendo que a veces un mensaje de voz es la forma más rápida de compartir información detallada si se está en aprietos. Por ejemplo, si tu jefa está apurada y necesita darte una instrucción o si rompiste un brazo o estás a punto de entrar al quirófano, pero hay gente que solo se comunica por esa manera. Gente que siempre, hasta para decir ‘voy llegando’, manda mensajes de voz.

Me sorprende que tres días después alguien me escriba: ‘Te mandé un mensaje ¿No lo viste?’ La verdad que muchas veces, en mi caso, no lo he visto y menos escuchado.

Si estás en una reunión o atendiendo varias cosas a la vez es probable que regales una mirada rápida a tu teléfono para ver tus chats y te enteres de lo que las personas quieren, pero si tienes que acercarte el aparato al oído, tocar un botón, poner cuidado en lo que dice y repetirlo porque todavía no entendiste…. Eso es un mensaje de voz. ¡Nombe no!.

Y aquí tengo que aceptar que esos mensajitos salvan el día de muchos periodistas. Muchas entrevistas se hacen ahora por ese sistema.

Pienso, aunque no soy ninguna autoridad, que el mensaje de voz solo debería usarse con moderación, cuando se tiene confianza con alguien, cuando esa otra persona también se comunica de esa forma y por supuesto si hay un cataclismo. Si eres una compositora y me quieres cantar tu canción que será el próximo Despacito ¡Dale!

De lo contrario, por favor, a escribir.

Contenido relacionado

ellas.pa exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos