23nov cafeconteclas 1000 - Miedo a todo, menos a probar

En mi oficina nos la pasamos haciendo dos cosas: escribiendo y hablando. Bueno, también comemos mucho, pero eso hoy no viene al caso. En cuanto a hablar, es parte de nuestro proceso creativo. Por lo usual comenzamos en una cosa, y al final terminamos en otra, brincando de tema en tema como si fueran piedritas.

Les hago el recuento de un día en especial: estábamos hablando del Mundial, luego del álbum de Panini, de ahí las 600 veces que me salió repetida la figurita de Pejman Montazeri, lo que nos llevó a hablar del equipo de Irán, después del sha de Irán, de ahí avanzamos a su relación con el general Torrijos, y cómo el sha llegó a Panamá, y que yo lo vi en Contadora ese día en 1979. Seguidamente comencé a hacer memoria de los incontables fines de semana que pasé en la isla durante sus años dorados, cuando yo era chiquita. Y después de eso, recordé cómo una vez se celebró ahí un concurso de belleza (creo que fue Miss Panamá, pero no estoy 100% segura), y que mi amiga Michelle (que también estaba ahí) me preguntó si quería ser una de las niñas que le entregara el ramo de flores a las ganadoras. Y esta es la parte que me duele: le dije que no.

Así que empezamos con el Mundial, y no sé cómo terminé recordando traumas de mi infancia en Contadora con las flores de Miss Panamá. Tenía décadas de no pensar en eso, pero ahí en la oficina salió a flote la sensación pesada y lo boba que me sentí esa noche cuando vi a otras niñas de mi edad en el escenario entregando los ramos a las recién estrenadas reinas de belleza, sabiendo que yo pude haber estado ahí con ellas, y no lo hice, porque me daba pena, miedo escénico o no sé.

Todos tenemos miedos. Algunos más que otros, y de mayor o menor importancia. Miedo al dolor, a sufrir, pasar pena, hacer el ridículo, o perder dinero, energía o tiempo. Con los años me he dado de cuenta que mi miedo recurrente es probar cosas nuevas. No sé si es por no interrumpir el statu quo de la rutina o porque me falta valor para salir de mi zona de confort.

Hace como cuatro años me invitaron por primera vez a hablar en la radio. ¿Yo? ¿En la radio? ¿Qué tal si me quedaba muda, con la mente en blanco, o peor, si me ponía a tartamudear o decía algo sin sentido? Pero acepté porque me sedujo la idea de ESTAR EN LA RADIO, y durante mi participación sucedió algo maravilloso: me di de cuenta que me gustó. Se iba a acabar el programa y casi me tuvieron que quitar el micrófono de las manos. A partir de ahí adopté la política de aceptar todas las oportunidades que surjan, claro está, mientras no sean burradas, algo inmoral o ilegal.

Desde entonces, he sido maestra de ceremonia, he ido en excursiones, presentado premios, dado charlas, he sido jurado, viajado, madrugado y montado globo, de lo que recuerdo ahora.

Siempre que me proponen algo nuevo tengo que hablar conmigo misma para superar el miedo a tropezarme, caerme, trabarme, o la pereza de darme la oportunidad.

Hace unos meses me invitaron a ser jurado para Señorita Panamá. ¿Yo? ¿Qué sé de eso? Nombe, no. Pero luego me dije: “¿Tienes algo más importante que hacer esa noche? ¡No! En el peor de los casos, vas a tener algo divertido que contar”.
¿Y qué creen? Llegó la noche del concurso, la pasé muy bien, siento que hice un buen trabajo, conocí gente interesante y terminé diciendo, “Ey, a la orden, llámenme de nuevo cuando quieran”.

No entregué las flores en los años 80, pero creo que ya hice el círculo completo.

Contenido relacionado

ellas.pa exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos