18dic diariohor00 - 'Si te relajas, llegan los hijos' y otras frases que no deberías decirCuando una pareja quiere acrecentar su familia y esto no ocurre en un tiempo prudencial se convierte en un camino lleno de estigma, luto y confusión.

Buscar un embarazo para muchas mujeres puede ser una etapa linda y tierna. Para otras, es un periodo de mucho estrés y ansiedad.

Una vez una mujer destapa lo que siente y decide contar su trayecto hacia la búsqueda de un embarazo, son muchos los comentarios que la gente puede soltar sin considerar sus emociones.

Una de las partes más importantes durante un tratamiento de fertilidad es el  entorno, que nos es imposible controlar. Alguna mujeres optamos por alejarnos para evitar las constantes preguntas sobre nuestros planes y tiempos a considerar la maternidad, otras se descontrolan y afortunadamente otras logran mantenerse centradas.

Por eso he preparado estos consejos para aquellos que están alrededor de parejas que aún no han tenido a su bebé en brazos. Evita decir lo siguiente:

Si te relajas, llega el embarazo: este comentario es realmente inútil, la infertilidad es algo biológico no psicológico, adicional esto responsabiliza a la persona de sus resultados. Si es cierto que bajar el estrés ayuda, pero hay que ser más prudente ya que uno no sabe cómo se desempeña la vida de esta pareja.

Siempre puedes adoptar: como si necesitáramos la validación externa para saber que esa posibilidad existe. Los que dicen esto ¿realmente sabrán como es el proceso? ¿la inversión monetaria que representa? o ¿tan siquiera saben si para uno es una opción?

Qué suerte que no tienes hijos: Es cierto que tienes tu tiempo para ti sola, pero decirle esto a alguien que está intentando tener hijos es realmente cruel.

Todo llega en su tiempo: hacerle ver que llegará en su tiempo, en el momento que atraviesas los tratamientos, tu tiempo se hace realmente eterno. Quizás esa mujer ya no va a tener el mismo tiempo libre, o esa flexibilidad de horario o los fondos para pasar por los costosos tratamientos.

Ya con uno tienes suficiente: A ver, ¿cuando vamos a parar de comparar nuestras vidas con las de otras mujeres?

Si tienes una amiga que está batallando contra la infertilidad, te recomiendo estos consejos:

No minimices su problema.

Ofrécele tu ayuda y tu silencio. A veces, no hablar del tema la hará sentir mejor.

No ofrezcas opiniones que no se te han solicitado. No eres un experto en el tema.

Respeta su espacio. Si ves que toma un tiempo y quiere estar sola, es su manera de lidiar con la situación.

Aprender a escuchar sin opinar. Quizás ella solo necesita un espacio para desahogarse.

Mi familia y amigas me han enviado amuletos, oraciones, medias calientitas y hasta una sopita de pollo para que durante mi proceso no tenga que atender la cocina. Todo ello me ayuda a sentir su cariño.

Lo más lindo que puedes hacer por alguien es estar, sin abrumar.