Lucy Cordoba Activista - '¿Por qué aguantaste tanto?', la pregunta que no debes hacerle a una mujer violentada
Lucy Córdoba en un post compartido en su cuenta de Twitter.

Cinco años le tomó a Lucy Córdoba poder hablar. El “círculo de violencia” en el que vivía había iniciado con agresión psicológica, con palabras; luego llegó la violencia física.

“Me puso varias veces el cuchillo en el cuello”, relata Lucy. Se refiere a él como “la bestia”.

El qué dirán la hizo callar. Tuvo que aprender a maquillar los moretones, los golpes, para ocultarlos y poder salir a la calle o al trabajo. “Es difícil, muchas mujeres dicen: ‘pero no me entienden’, ‘no saben lo que sufro’. Te pones a pensar ‘qué dirá la gente de mí, van a pensar que soy una fracasada'”.

Un día habló; le contó a sus amistades. Lo hizo por el bienestar de sus dos hijos.

Desde hace muchos años Lucy Córdoba es activista y defensora de los derechos de los niños y niñas. Ofrece apoyo a mujeres cuyos hijos han sido víctimas de abuso sexual. Vive en Chiriquí. El domingo 24 de agosto de 2021 hizo público, en su cuenta de Twitter, que había sido víctima de violencia doméstica cuando estaba casada.

“Hoy me atrevo a elevar parte de mi vida (oculta por años) en honor a todas esas mujeres que mueren y sufren en silencio violentadas y abusadas”, se lee en uno de esos tuits.

Hay que hablarlo

“Hablarlo, compartirlo con tus familiares más cercanos, con amigos de confianza, tener un círculo de amigos con una línea segura, que te van a escuchar y te van a comprender”, son sus palabras para las mujeres que están siendo víctimas de violencia doméstica.

Señala que cuando una mujer es violentada o abusada casi siempre las personas en su entorno se dan cuenta. “Lo más importante es hablarlo y buscar ayuda”.

Critica la creencia cultural en la que se vive, donde a una mujer se le enseña desde niña que con el hombre que se case tiene que envejecer, que el hijo tiene que vivir con el padre o que los hijos tienen que crecer con el padre y la madre.

“Eso se les enseñan a las niñas y tú te quedas con eso cuando eres adulta. Pero no, no es así. Hoy día tengo a mis dos hijos y vivimos felices los tres y no dejamos de ser una familia”.

Insta a cortar estas “cadenas de violencia”; eliminar algunas creencias que le hacen pensar a las niñas que si no están con una pareja no es una mujer completa o que si sus hijos crecen sin su padre biológico, van a sufrir.

Tus hijos van a sufrir si crecen en un hogar donde hay gritos y golpes, eso les va a afectar su salud mental y su salud física”.

Por sus hijos habló, si no lo hacía ellos iban a crecer viendo a un padre violento. Con esa “bestia” en casa su hijo el día de mañana también podría convertirse en un hombre violento o su hija, cuando fuera adulta, recibiría golpes de su esposo porque “lo veía normal” en el matrimonio de sus padres.

Lucy Cordoba - '¿Por qué aguantaste tanto?', la pregunta que no debes hacerle a una mujer violentada
Lucy Córdoba es activista y defensora de los derechos de los niños y niñas.
Lucy Cordoba Asamblea 1 - '¿Por qué aguantaste tanto?', la pregunta que no debes hacerle a una mujer violentada
Lucy, en el centro, cuando fue atendida por las diputadas Ana Giselle Rosas y Emily Garcia, de la Comisión de la Mujer y Niñez de la Asamblea Nacional.
Lucy Cordoba Asamblea - '¿Por qué aguantaste tanto?', la pregunta que no debes hacerle a una mujer violentada
Junto al diputado Juan Diego Vásquez.

Acompañamiento

Lucy recurrió a amigos que la ayudaron. Uno de ellos acudió en su lugar a la corregiduría y pidió una orden de alejamiento. Un patrulla incluso se estacionó en frente de su casa hasta que el hombre recogió sus cosas y se fue del hogar (ya había una orden de desalojo y la casa la había comprado ella). Mientras tanto, Lucy esperaba en un cuartel de policía. Cuando el hombre se fue, ella volvió a su casa con sus dos hijos. Él nunca regresó.

Él jamás pensó que yo iba a actuar de esa manera. Cuando me sentí apoyada por los amigos, por autoridades, en este caso la policía, cuando ya lo había hablado con personas cercanas, haberles dicho que este hombre me estaba amenazando, me golpeaba, que no lo quería más en la casa, me sentí segura, me sentí protegida”.

Recalca lo siguiente: “Cuando tienes a alguien al lado tuyo, que te va apoyar y es incondicional, te sientes más segura de dar el paso, de hablar y de denunciar”.

En lo personal, Lucy sugiere a las mujeres que está pasando por violencia doméstica apersonarse directamente al Instituto Nacional de la Mujer (Inamu), ubicado en plaza Edison, en la ciudad de Panamá, y decir que está siendo violentada y amenazada. “Los casos que hemos tenido últimamente en donde hemos apoyado a algunas mujeres, el Inamu ha sido muy protector y eficiente en darles ese apoyo a las mujeres”.

La persona también puede ir al Ministerio Público, decir que está siendo violentada, mostrar los golpes. “Va ir a medicatura forense y va a entrar a un proceso. También está el Upavit (Unidad de Protección a Víctimas, Testigos, Peritos y demás Intervinientes en el proceso penal)”.

Lucy Cordoba Mexico - '¿Por qué aguantaste tanto?', la pregunta que no debes hacerle a una mujer violentada
En 2018, Lucy ofreció un discurso sobre la trata de personas en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Las secuelas

Tras el divorcio, la vida de Lucy cambió por completo. Ahora se sentía más segura. Tuvo ayuda psicológica. “Es importante”, recalca. “Cuando una persona es violentada, las secuelas quedan y siempre necesitará apoyo psicológico“.

Describe cómo lo que vivió afectó su autoestima. “Me sentía muy mal por todas las palabras que me decía, las humillaciones, hasta llegué a creerlo y mantuve una codependencia al dolor, a ese sufrimiento, pero todo cambió cuando vi mi vida en peligro, no quería que mis hijos crecieran solos, sin una madre”.

 

Familia cómplice

A veces la familia del hombre sabe que él es violento y lo oculta. Lucy menciona que conoció a una joven cuya suegra le compraba bases de maquillaje para que ocultara los golpes.

La suegra estaba consiente de que su hijo la violentaba. Veo que no solamente fui yo, fueron muchas mujeres cuyos familiares están consientes de ese acto de violencia, y quedan en silencio y al final se hacen cómplices de esta situación”.

Lucy no contaba con familiares que la apoyaran. Era hija única. A su papá, a quien ella adoraba, nunca se lo dijo. “Yo sentía que si se lo decía a mi papá iba a sentirme fracasada o no sabía la reacción que él iba a tomar, por eso se lo oculté toda la vida. Lo vengo a decir ahora y lo hago público porque él ya no está y me hubiese dolido mucho que mi padre supiera que su hija era maltratada”.

Su padre murió hace tres años.

 

LO QUE NO SE DEBE HACER

Si eres amigo de una persona que acaba de revelarte que sufre violencia doméstica:

      • No juzgar.
      • Escuchar, no generalizar (todos los casos son distintos).
      • No re-victimizarla. Evitar decirle: “¿Por qué lo hiciste?” “¿por qué has aguantado tanto?” “¿por que no hablaste?” Es momento de escuchar y buscar una alternativa.
      • No presionar a la persona.

    * Si vives en Chiriquí y estás siendo víctima de violencia doméstica, puedes contactar a Lucy Córdoba a través de su cuenta de Twitter @lucycordoba