Barbara Olarte
Ilustración: Gineave Llorente

 

 

 

 

 

¿Quien no quisiera llegar con verdaderas energías cada día al empezar la jornada de trabajo? En estos tiempos de pandemia se exige y requiere de los empleados un compromiso arduo y dar mucho más de la milla extra. Gracias a las facilidades tecnológicas ahora las personas no se desconectan de su correo, el chat y demás obligaciones relacionadas con lo laboral ni siquiera en horas que se suponen son de descanso o durante los fines de semana.

No hay que perder de vista que es necesario separar y conservar la individualidad . Debe haber tiempo para todo. No es sano pensar únicamente en trabajo y dejar de lado la vida personal o, peor aún, pretender que los demás lo hagan.

Se dice que hay jefes y jefes,  con más razón se debe cumplir a cabalidad con las funciones y lograr ser productivos en el tiempo estipulado para trabajar.

Pero ¿qué significa ser eficaces? es aprender a cumplir con las expectativas del puesto en el tiempo oportuno y conseguir los resultados esperados; en función de ello, un superior jerárquico evaluará y podrá verificar el rendimiento entorno a lo asignado.

En otras ocasiones se malinterpreta la buena disposición y pro actividad de un trabajador y se compromete repetidamente su tiempo libre y de descanso, convirtiéndose en una situación que terminará por producir insatisfacción y agotamiento.

Para evitar las consecuencias de no poner límites entre la vida personal y la profesional, sugiero lo siguiente:

1. Separar las tareas más complejas de las menos complejas.

2. Tratar de salir de las tareas diariamente para que los pendientes no queden atrasados y esté al día regularmente.

3. Ser todo lo productivo que puedas ser en tus horas de trabajo.

4. Si te gusta adelantar o hacer trabajo fuera de las horas de oficina, y esto debe ser de manera voluntaria,  programa las horas que dedicarás a ello. Procura que al hacerlo no reemplazarás tus actividades personales y familiares.

5. Siempre exprésate con claridad y cuando recibas alguna solicitud compleja, investiga bien, porque no es tu obligación saberlo todo, y sugiere un plazo razonable para cumplir con lo que se te ha asignado de urgencia. De esta forma estarás demostrando sinceridad, eficiencia, productividad y buena disposición. Te evitarás estrés y que crezca en ti la mala voluntad.

Proponte poner límites a las tareas diarias de trabajo para poder continuar con tu vida personal. Así adquirirás un equilibrio saludable.
Seguiremos en otra vuelta.