Llega el Black friday a Panamá
El 29 de noviembre empieza el black friday.

El viernes después del Día de Acción de Gracias, en Estados Unidos, se inaugura oficialmente la temporada de compras de fin de año.
Es una tradición que empiece con el Black Friday o viernes negro. Aunque algunos trataron de cambiar el nombre a este día de descuentos por Big Friday, para no sonar tan negativo, el primer nombre resultó más pegajoso y se quedó. Desde hace unos años, Panamá, país de compras por excelencia, se suma a esta costumbre y suele extender las ofertas hasta el fin de semana.
Hay entusiasmo por comprar y a eso se le debe sumar pragmatismo y astucia para aprovechar las rebajas. Llega el black friday a Panamá, a continuación algunas sugerencias:

Lleva tu lista
A menos que te sobre el dinero, no vayas a ver qué encuentras en los almacenes o qué se te pega. Lleva una lista de los regalos que necesitas comprar o de los artículos que te hacen falta, ya sea un vestido para la fiesta de la oficina o unas zapatillas nuevas.

Ve con la cabeza fría
Aunque te tienten las tantas ofertas, toma decisiones inteligentes. Para ello no te despegues de tu lista y entra primero a los almacenes que conoces. Así podrás comparar precios y saber si la oferta te conviene.
Asegúrate de estar bien hidratada y alimentada, estos últimos dos factores afectan tu buen juicio, aunque no lo creas.

Llega el Black friday a Panamá
Lleva tus bolsas y rechaza empaques innecesarios.

Compra de manera ecoamigable
Lleva tus bolsas reutilizables. Por ley los comercios no dan bolsas de polietileno gratis. Puedes contribuir un poco más con el ambiente y rechazar empaques que bien sabes se convertirán en desecho apenas llegues a casa. Considera que a veces es más sensato comprar una buena pieza de buen material que tres de baja calidad.

Sé realista
No adquieras un hermoso abrigo para el viaje que algún día harás, si todavía no encontraste los zapatos que te vas a poner para la graduación de tu hija.
Quizás ya lo sabes, pero tenemos que repetirlo: no compres ese pantalón fabuloso, a medio precio, dos tallas menos con la esperanza de que en seis meses te va a quedar. ¿Cuánta ropa como esa guardas en tu armario? Sé honesta.
Tampoco adquieras un traje al que debes hacerle la basta, cogerle pinzas y quitarle ese adorno del pecho solo porque cuesta 5 dólares; te va a costar más mandar a repararlo. Eso no es ahorro.

¿Puedo cambiarlo?
Aunque el producto esté con descuentos, es derecho del consumidor averiguar las políticas de cambio. Mira las condiciones y guarda los tiquetes, mejor en una bolsa aparte.
Ve al probador con lo que vas a comprar; mídetelo, para evitar el trabajo de volver a la tienda.

Llega el Black friday a Panamá
Piensa cómo esa nueva pieza hace juego con las que ya tienes en casa.

Entra uno y sale otro
Esta es una regla de oro. Si compras una pieza de vestir tienes que deshacerte de otra, sobre todo si eres de las que ya no sabe dónde guardar más cosas.
Esto se aplica a juguetes, libros y elementos de hogar. Si tienes una pieza que hace seis meses o un año no te la pones, hazla llegar a un centro de donativos para que alguien lo pueda aprovechar.

Disfruta las compras
Que no se convierta en estrés. Toma este momento para ti, invierte de manera cuidadosa y hazte acompañar de gente que se contagie con tu entusiasmo. Y si no la encuentras, mejor ve sola.