13abril foco original - El liderazgo femenino sí importa

 “No creo en cuotas”. Esa frase la dicen mujeres que alcanzaron el éxito. Ellas argumentan que una persona debe avanzar en sus carreras por sí misma. No por su género.

Las cuotas son normas que establecen de manera obligatoria, por ejemplo, que una empresa debe incluir a una minoría, en este caso a mujeres,  en ciertas posiciones, o que un partido político tiene que tener candidatas.

Una de las líderes más poderosas del mundo, la francesa Christine Lagarde, en sus años como ministra de Finanzas con frecuencia solía preguntar a dirigentes de organizaciones y compañías por qué no había  más mujeres en puestos de liderazgo. La respuesta que solía recibir era: “no encontramos mujeres calificadas para esos puestos”.

Lagarde empezó a llevar consigo una lista de mujeres muy calificadas para responder a quienes le contestaban así.

 

SÍ HAY MUJERES CAPACITADAS

Quien también lleva consigo una lista similar ahora es la vicepresidenta de Panamá, Isabel de Saint Malo de Alvarado. La también canciller ha contado en más de una ocasión esta anécdota sobre Lagarde, y desde el gobierno, ha promovido la participación de mujeres, como es el caso de Norma Arosemena, la primera mujer en la junta directiva del Banco Nacional, en 113 años.

mujeres liderazgo original - El liderazgo femenino sí importa
 Otra forma es a través de la Ley 56, que antes de su tercer año de vigencia debe lograr que el 30% de los miembros de juntas directivas sea femenino. Esto aplica a instituciones de gobierno, empresas públicas, descentralizadas, intermediarios financieros y entidades reguladas que cuenten con una junta directiva o similar.

De Alvarado no creía, pero hoy considera que al menos por ahora son necesarias. Tampoco creía en cuotas Sigrid Simons de Muller, una panameña que desde hace 25 años ha estado en juntas directivas de empresas como Aseguradora Ancón, Banco Delta y Ricardo Pérez.

Sigrid acaba de tomar posesión como presidenta de la junta directiva de la Asociación de Mujeres Directoras Corporativas de Panamá, WCD, puesto que ocupaba Baty Eleta.

En esa toma de posesión se presentaron los resultados de un estudio hecho por la misma WCD que refleja que en las empresas panameñas públicas y privadas no hay más de 18% de participación femenina en las juntas directivas.  En la muestra estudiada, los organismos privados tenían menos participación femenina en las juntas, 14%, frente al 18% en las empresas públicas.
 
QUIÉN GANA CON LAS MUJERES LÍDERES

Sigrid Simons de Muller, en su discurso de aceptación, enumeró algunas razones por las cuales las empresas necesitan más voces femeninas.

Entre ellas está que las mujeres son capaces de traer a la mesa los temas incómodos,  que si no se abordan a tiempo pueden traer problemas. Las mujeres se atreven a ponerlos sobre la mesa.

En los hogares las mujeres deciden la mayoría de las compras. Por eso  importa una visión femenina en las empresas.

Además, mientras los hombres son arriesgados, las mujeres suelen ser precavidas en la toma de decisiones de gran envergadura. Combinar ambas perspectivas beneficia a los consumidores y a las  compañías.
La vicepresidenta de la República también habló en el encuentro de WCD  sobre  un informe reciente del Foro Económico Mundial que señala que el PIB mundial podría incrementarse en 5.3 billones de dólares para 2025 si la brecha de género en la economía mejorara  25%. “Contar con las mujeres es un buen negocio y la economía pierde si la desigualdad persiste”, dijo.

MUJERES EN JUNTA DIRECTIVA

30% es el mínimo de mujeres que debe haber en una junta directiva. Mientras que en las empresas públicas la participación de las mujeres en juntas directivas es de 18%, en las  privadas es de 14%, según el Estudio de Línea Base realizado por la Asociación de Mujeres Corporativas a empresas que deben aplicar la  Ley 56 de 2017. Esta norma establece que las empresas deben contar con el 30% de mujeres en sus juntas antes del tercer año de vigencia de la ley.

 
PARA SER ESCUCHADA EN UNA REUNIÓN DONDE TODOS SON HOMBRES

En el encuentro de la Red Hemisférica de Mujeres Americas Society/ Council of the Americas, celebrado este mes en Panamá, se hizo la siguiente pregunta a las panelistas: ¿Cómo ser escuchada en un salón de hombres?
Las respuestas fueron:
1. Llega a las reuniones con tus ideas claras. Prepárate antes.
2. Sé asertiva y ve al grano.
3. Cuando sientas que alguien se está atribuyendo una idea tuya, retoma la palabra y no temas expresar: ‘cómo dije antes…’.

ellas.pa exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos