Lydia Richards - La panameña que educa sobre vinos en Nueva York (+sus recomendaciones de vinos bbb en Panamá)

Joven, mujer, afrodescendiente e hispanohablante. Si colocáramos estas características en una lista para describir el perfil de los sommeliers en Estados Unidos, la panameña Lydia Richards sería una de las pocas en colocar un gancho al lado de cada una.

Y así es Lydia  Richards, una sommelier panameña residente en Nueva York que con la fuerza de su identidad educa sobre vinos a latinos en Estados Unidos, que buscan aprender sobre el tema en su idioma.

A sus 31 años es una de las más jóvenes en su rubro, uno que suele asociarse con profesionales de mayor edad. Hace dos años, la panameña fundó Vino Concierge, un emprendimiento que ofrece diversas experiencias en torno al vino, de la mano de una sommelier milenial y latina. También trabaja en la agencia de vinos Colangelo & Partners.

En entrevista telefónica desde la ciudad de Nueva York nos contó sobre su presencia en la industria del vino y compartió consejos para aprender sobre él.

El vino como comunidad

Lydia, criada en el corregimiento de Parque Lefevre, siempre vio al vino como un vínculo, de esos que crean comunidad. “Tengo los recuerdos de mi mamá y mi tía que, en ocasiones, se reunían después del trabajo a probar vinos y comentar sus sabores. sigo pensando que esa es una de las cosas más lindas del vino, que te da comunidad”.

Tenía 18 años cuando se mudó a Londres a estudiar. Hizo una carrera en administración de empresas enfocada en compañías de moda, en el Instituto Marangoni.

La cultura europea influyó en ella, también las personas que conoció en esa estancia. Fue en un viaje a París, con una amiga de la universidad, donde empezó a conocer más sobre vinos. “Diría que los meses que pasé allá cambiaron mi rumbo en lo que se refiere al vino. En París me conecté con la cultura, el maridaje, empecé a conocer las diferentes regiones vinícolas. Mi amiga sabía mucho de vinos, y es que Francia es una de las regiones más importantes en el tema”.

Lydia Richards1 839x1024 - La panameña que educa sobre vinos en Nueva York (+sus recomendaciones de vinos bbb en Panamá)

De revistas de moda al vino

IMG Lydia 1 1 768x1024 - La panameña que educa sobre vinos en Nueva York (+sus recomendaciones de vinos bbb en Panamá)Lydia regresó a Panamá a buscar oportunidades laborales relacionadas a la carrera que había estudiado. No logró encontrar el tipo de trabajo que quería en el área de moda y en 2011, poco después de regresar a Panamá, tuvo la posibilidad de mudarse a Nueva York a perseguir oportunidades.

Durante sus primeros tres años en Estados Unidos realizó una pasantía en la revista InStyle y se desempeñó en el área de e-commerce y mercadeo en el portal web shopbazaar.com, de la revista Harper’s Baazar.

Después del trabajo, tomaba cursos de vino, de cocina y de maridaje, “eso hacía que mis días fueran más emocionantes. A partir de ahí, dejé de verlo como un hobbie”.

El cambio de profesión fue una idea que pensó con mucho cuidado. Después de cuatro años trabajando en empresas de moda, sentía que ese entorno laboral ya no le llenaba como sí lo hacía el referente al vino. “Recuerdo estar llorando con mis papás porque tenía vergüenza, me sentía culpable. Me dijeron que mucha gente no ejerce lo que estudia, que no le quitara crédito a toda mi educación, sino que tratara de ver cómo hacer el cambio de industria con los conocimientos que ya tenía. Ese consejo me ayudó mucho porque trabajé duro hasta ver dónde podía conseguir una oferta de trabajo. El apoyo de ellos fue incondicional”.

Con su experiencia laboral en páginas web consiguió trabajo en una tienda de vinos online llamada Wine Cellarage. Empezó como asistente y al año y medio la promovieron a gerente de marketing. Cuenta que ese empleo le permitió empezar a adquirir conocimientos sobre nombres de vinos, tipos de uva y regiones vinícolas, detalles valiosos para alguien que, como ella, era nueva en ese mundo.
“Trabajaba con personas que tenían mucho conocimiento. Ahí decidí empezar con el entrenamiento. Me dije que si no me empezaba a educar, no podría seguirle al ritmo a esta gente”, cuenta la panameña.

En 2015 obtuvo su primera certificación de sommelier en la asociación Sommelier Society of America. Para obtenerla, tomó clases después del trabajo durante cuatro meses. Cataba diversas botellas de vino a la semana y estudiaba teoría. Para esa primera certificación, se recomiendan unas 10 mil horas de trabajo o de estudio.

Lydia está cursando el cuarto nivel de certificación, al culminar podrá aplicar al título de master of wine, calificación emitida por el Instituto de Masters of Wine en el Reino Unido, considerada como uno de los más altos estándares de conocimiento profesional. Actualmente solo existen 390 masters of wine en el mundo. “Es básicamente un doctorado, debes hacer una tesis; por tu cuenta debes viajar alrededor del mundo, conocer enólogos. Puede tomar hasta 10 años poder aplicar al examen, pero eso no quiere decir que lo pasarás”.

En español, por favor

lydiar 1024x625 - La panameña que educa sobre vinos en Nueva York (+sus recomendaciones de vinos bbb en Panamá)Lydia no suele ver personas como ella en su industria. Cuenta que sus características son opuestas al perfil que suelen tener los sommeliers en su entorno, usualmente hombres mayores o europeos. “Diría que en los últimos dos años se han dado cuenta de que faltan oportunidades para gente que viene de otros lugares. Ahora se otorgan becas y eso es importante. Siempre me he preguntado si el vino es tan diverso, que viene de distintas partes del mundo, ¿cómo es posible que los expertos en este tema sean todos iguales?”.

Ser tan única en su sector le permite tener oportunidades que ha sabido aprovechar. Al ver que era una de las pocas en su área en hablar español y toparse con gran cantidad de latinos interesados en aprender de vino, que preferían a alguien como ella para que les hiciera catas en su idioma, decidió fundar Vino Concierge, su emprendimiento que se dedica a ofrecer servicios en educación de vino, catas y consultorías.

 

En reemplazo del ‘happy hour’

Lydia zoom - La panameña que educa sobre vinos en Nueva York (+sus recomendaciones de vinos bbb en Panamá)

Como explica Lydia, la relación con el sommelier suele ser cara a cara. “Estamos juntos en un restaurante, revisamos el menú, me piden lo que necesitan y yo doy la información”.

En su trabajo con la firma Colangelo & Partners, participaba de catas profesionales hasta para 300 personas, clases grupales o retiros corporativos. Ahora todo se ha vuelto virtual. Algunas compañías de tecnología la contactan interesados en armar paquetes para que guíe una clase virtual para sus empleados.
“Esto ha reemplazado a los happy hours. Las compañías quieren motivar a sus trabajadores, y buscan a alguien como yo, que hable el idioma y que al ser joven pueda ser más dinámico”.

Relata que en una sala virtual no se pierde la esencia y reacción de las personas cuando aprenden datos que no conocían sobre el vino. “Solo que a veces tengo que ver cómo hago catas y que la gente no termine tomándose copas de más”, comenta entre risas.

A la sommelier le gustaría que más mujeres se atrevan a incursionar en la industria del vino. Piensa que esta bebida debe ser apreciada por todos, sin importar la edad ni la clase social.

También quiere desarrollar su emprendimiento en Panamá y, sobre todo, aportar en la educación. “Quiero llegar a un punto en mi compañía de ser yo quien dé becas. En Panamá hay gente interesada en aprender. Más que nada, me gustaría abrir el camino para que otras personas puedan estudiar. Tuve muchos mentores que me ayudaron a seguir, quiero hacer eso por los demás”.

Aprendamos sobre vino

Catar es el primer paso para empezar a aprender sobre vinos. La sommelier recomienda que, si está dentro de tus posibilidades, compres botellas de dos o tres países distintos y trata de identificar sus diferencias. Así tu paladar se va entrenando.
Al analizar tu vino, debes tomar en cuenta tres aspectos: la vista, el olfato y el paladar. Anota el color que identifiques en la bebida; si es rojo, rubí o morados podrás distinguir si son uvas distintas. Si tienes varias botellas, compara sus colores.  En cuanto al aroma, cuenta que usualmente los tipos de vino, como el cabernet o el merlot, tienen olores específicos, así como los que tienen madera, que evidencian ese aroma. Si  pruebas un vino tinto y te deja una sensación de sequedad en el paladar, y te tiñe los dientes y la lengua, entonces ese vino tiene gran cantidad de tanino. “La teoría es importante cuando estás probando”, agrega.

 

Leer. Lydia recomienda el sitio web winefolly.com, que publica información sobre vinos en un concepto visual muy atractivo y en un lenguaje muy sencillo.

Toma clases de maridaje o de cocina. El vino está atado a ciertas regiones. Usualmente, si recibes una clases de vinos italianos, conocerás también acerca de la comida de ese lugar. Puedes recrear eso en casa.

Haz grupo de catas. Con tus amigas o familiares. Puedes elegir una región o país para analizar. Busca a un sommelier local o uno por internet que te ayude. Prueba cosas que no has probado antes.

Para maridar:

• Ensalada de lechuga y tomates: Se puede maridar a base del aderezo. Un sauvignon blanc, con sabores cítricos, será buena opción.

• Pasta en salsa blanca o alfredo: con vino blanco o tinto. Un vino italiano, de la Toscana, también será buen acompañante. Un chardonnay o sauvignon blanc ayudará a cortar la grasa.

• Postres: usar vinos dulces, semidulces o secos. Un cheesecake, como ejemplo, tiende a ser cremoso y se podría maridar con un vino espumoso. El vino, por su acidez, ayuda a cortar la cremosidad y la grasa que tiene el cheesecake y refresca el paladar con las burbujas.

malbec trapiche 839x1024 - La panameña que educa sobre vinos en Nueva York (+sus recomendaciones de vinos bbb en Panamá)Vinos con las tres B (bueno, bonito y barato) en Panamá: Lydia ve que en Panamá hay una buena selección de vinos, especialmente sudamericanos. De los que pueden conseguirse en supermercados y tiendas de vino le gusta el Malbec Trapiche (entre $10 y $11), que es un tinto que va muy bien con pastas y filetes de res.
Anna de Codorniu - La panameña que educa sobre vinos en Nueva York (+sus recomendaciones de vinos bbb en Panamá)
Su otra sugerencia es el vino espumante Anna de Codorníu Blanc de Blancs, fácil para maridar alimentos dulces y salados, “pienso que el vino espumante debería tomarse casi todos los días, aun sin celebración”. Este vino se consigue a $14 en tiendas locales y Lydia lo recomienda para tomar solo, preparar cócteles, probar con variedades de comida y para celebrar.