12marzsilvatica00 - 'La gente envía flores para poder estar'
Carolina Castrellón abrió Silvática en 2015. Foto: Nando Florez

Cuando las actividades presenciales se suspendieron Carolina Castrellón supo que ya no podría dar más talleres presenciales de arreglos de flores en su local Silvática. Seguro quedarían suspendidos  los pedidos que tenía para fiestas y eventos;  tampoco podría seguir con los talleres de arte terapia que dictaba. Pero ocurrió algo que no esperaba: creció el interés de sus clientes por comprar flores para la casa y por obsequiarlas. “La gente está comprando más flores y regalándolas”, cuenta en una entrevista por teléfono.

En tiempos de confinamiento y distanciamiento social encontrar la forma de  mantener la conexión humana se volvió más importante y las flores permitían hacerlo.  ‘Te quiero’, ‘te extraño’, ‘espero que te mejores pronto’ o ‘te acompaño en tu pena’ eran mensajes que podían mandarse acompañados de un ramo.  “La gente manda flores para poder estar, para poder acompañar”, dice Castrellón.’

‘Lo que no puede ser contenido’

Silvatica nació en 2015, en vísperas del Día de la Madre que en Panamá se celebra el 8 de diciembre.
Carolina empezó su negocio desde casa durante el primer año. Por mucho tiempo ella se dedicó a la enseñanza y se había especializado en arte terapia.

Las flores eran más un pasatiempo. Iba al supermercado y compraba las que le gustaban y las combinaba, pero la gente alrededor empezó a apreciar su talento y pronto recibió encargos.

Poco antes de la pandemia Carolina tenía un local propio donde además de vender flores, dictaba talleres y también ofrecía arte terapia, que es su especialidad. Escogió el nombre Silvática porque en latín significa salvaje “algo que no puede ser contenido”, explica. En los últimos años las tendencias florales se habían encaminado a estilos más sueltos y eso se acentuó durante la pandemia.

12marzsilvatica01 - 'La gente envía flores para poder estar'
Agregar eucalipto a los ramos es casi un sello de la casa.

Debido a la crisis sanitaria,  flores como peonía o tulipanes dejaron de importarse a Panamá desde Holanda, cuenta Carolina. Ella volvió a trabajar con flores más tradicionales y accesibles localmente. “Se siguen importando flores pero más de Ecuador, Costa Rica y Colombia”, aclara.

En su página web ofrece diferentes ramos silvática: herbal, wild, tropical y roses entre otros. El ramo wild es muy buscado por  su aire silvestre  y que evoca esa sensación de estar afuera comenta Carolina quien agrega que todos sus ramos llevan eucalipto, es un sello de su marca. El eucalipto aporta frescura, fragancia y movimiento por su follaje. Siempre que hay disponible usa el eucalipto nacional.

Ofrece el servicio de entrega semanal de flores en arreglos hechos o para hacerlos en casa. También vio crecer el interés por los cursos online para realizar arreglos.

Las flores sí, son un lujo pero un lujo que nos acompaña toda la vida desde que nacemos, celebramos e incluso en las despedidas. Claro que han seguido siendo importantes durante la pandemia.

12marzsilvatica03 - 'La gente envía flores para poder estar'
La pandemia impulsó un estilo de arreglos más sueltos y naturales.