Antes que nada, mamá

Mamá Yael 1 683x1024 - ‘Momagers', madres managers de personalidades panameñas

Zvia Danon es una israelí que llegó junto a su esposo a Panamá hace 21 años. “Llegamos para explorar el mundo, aprender otro idioma y cultura. Estábamos tan fascinados con Panamá que nos quedamos”, asegura.

Hace trece años se convirtió en mamá de Yael, la joven cantante panameña que en enero de este año ganó el concurso de talento Israel’s Got Talent, en Israel, gracias a su privilegiada voz. Zvia se dio cuenta de que su hija podía cantar cuando tenía 8 años. “Le gustaba hacer shows de canto, baile y actuación en la familia desde muy pequeña. Siempre se lo tomó muy en serio”. Cuenta que el lado artístico de su hija es una herencia familiar.

“Mi hermana Talia es cantante y Yael me recuerda mucho a ella. Mi papá también cantó en un coro, así que la música siempre tuvo presencia en nuestra familia. Además, mi cuñada es directora de baile en una escuela. ¡Creo que Yael heredó el amor a las artes de las tías!”, exclama Zvia, quien maneja la carrera artística de Yael.

Está éncargada de la planificación del desarrollo musical y artístico de su hija, así como las contrataciones. Incluso, para afianzar su rol como mánager de Yael, la momager se encuentra estudiando desde julio un diplomado en Music Business en la Escuela de Gerencia IESA en Ciudad del Saber.

“Estoy con un grupo maravilloso de músicos, mánagers y productores. Es la primera vez que este diplomado se da en Panamá. Aquí hay mucho talento”. Afirma que antes de ser mánager, es mamá. “A veces se mezclan los dos roles, pero sabemos manejarlo bien. Hay momentos de estrés, pero tratamos siempre de mezclarlo con experiencias divertidas en familia”. Aconseja a madres con hijos artistas que los dejen soñar.

“El apoyo emocional es lo más importante. ¡Feliz Día de la Madre a todas las mamás de Panamá!”. Hoy se estrena Dreaming On, el nuevo sencillo de Yael Danon. Disponible en plataformas digitales.

 

“Mi trabajo era que soñara en grande”

Mamá Juanpi 1 683x1024 - ‘Momagers', madres managers de personalidades panameñas
Yabel Giraldez recuerda el día en que Juanpi, su hijo menor, le dijo por primera vez que quería ir a la radio. “Él tenía unos cuatro años. Me dijo que había hablado con José Olivarren (conocido como dj Oli Mix) y que lo había invitado a un programa de radio”, rememora.

“Mi mamá no se daba cuenta, pero yo todas las tardes escuchaba a Olivarren y llamaba a su programa para solicitar una canción. Un día me invitó a que fuera un domingo”, contó Juanpi mientras nos encontrábamos en el comedor de su casa para esta entrevista.

Juanpi Dolande es un locutor, conferencista y escritor panameño de 25 años con un talento innato para la comunicación. Su madre notó esto en él desde muy temprano. “Como a sus 4 años empezó solo en la casa a entrevistar a la gente y pudimos ver que era una manera de liberar emociones”.

Yabel se sintió muy emocionada la primera vez que vio a su hijo en una cabina de radio. “Él hacía ocho horas diarias de terapia y llevarlo a la radio era como su recompensa por tanto esfuerzo. Veía lo feliz que se ponía en las semanas porque iba a la emisora”.

Yabel se considera una persona muy estructurada con sus hijos. La presentadora de televisión Katy Dolande y el ingeniero Guillermo Dolande son sus hijos mayores. “Ellos dicen que soy como un militar”. A ese argumento Juanpi responde que esa estructura los ha hecho crecer a él y a sus hermanos como personas disciplinadas, que caminan con objetivos trazados.

“Siempre le entregué a Juanpi una pasión. Que tuviera un sueño que pudiera alcanzar, porque por otro lado él tenía que seguir haciendo cosas muy complicadas. Mi trabajo era que soñara en grande”.

La mamá siempre se encargó de los negocios de su hijo hasta hace un par de años. Ahora el comunicador, que este año publicó su segundo libro, La quinta vida de Diana, maneja su carrera. “Pero si en una negociación algo no me parece, le consulto”, asegura el locutor.  “No me meto en sus negocios. Él se convirtió como en mi jefe”, comenta la mamá. A lo que su hijo le responde “No, realmente la jefa eres tú”.

 

‘Mi adolescente es escritora’

Mamá daniella 683x1024 - ‘Momagers', madres managers de personalidades panameñas

“Cuando Daniella tenía cinco años y no sabía escribir todavía , hizo un cuento con dibujitos de gusanos y pajaritos. Eran seis páginas, y a medida que las ibas pasando, ibas entendiendo el cuento. Me sorprendía”. Ese fue uno de los primeros momentos que le indicaron a Anabel Chen que su hija Daniella tendría la destreza para crear historias. Y así fue.
Daniella Castillo es una escritora y estudiante panameña, quien a sus 16 años, ya había escrito seis novelas. Cuando Cero rubias, una de las obras que publicó en el sitio web Wattpad, para escritores y lectores, alcanzó más de 9 millones de lecturas, la editorial española Nova Casa Editorial la contactó para ofrecerle un contrato y publicarla. Actualmente, el libro se vende en Latinoamérica y España.

 

“Escribir es un don y fue una gran sorpresa ver que ella lo tenía. Cuando comencé a leer los primeros capítulos de Cero rubias le dije a mi esposo: Tenemos un monstruo con nosotros. No puedo creer cómo crea estas historias”, comenta Anabel, trabajadora social y profesora en la Universidad de Panamá.Cuando la editorial contactó a su hija, lo primero que hizo fue investigar.

 

“No queríamos que su historia cayera en manos equivocadas; los investigamos por internet y nos fijamos que en la Feria del Libro habían textos de ellos”.La joven panameña, de Arraiján, también es conferencista en ferias literarias y centros educativos. Sus padres van con ella.

 

“Si alguna de sus actividades es en el interior, pido permiso en el trabajo para acompañarla”.Mamá, procedente de Capira, se encarga de administrar la página de Facebook de su hija y de enviar cartas o invitaciones. Daniella tiene 18 años y Anabel relata que ser una joven escritora tiene sus retos, pero ella está pendiente.

 

“La mayoría de los escritores en Panamá son adultos y algunos me la han subestimado”.“Mis papás me ayudan a mantener la humildad. Son gente sencilla que nos recuerdan a mi hermana Gabriela y a mí de dónde venimos”, afirma Daniella.

 

Hacia la meta con Hanan

 

Mama´hanan e1573847071543 1024x589 - ‘Momagers', madres managers de personalidades panameñas
Judy Guttman dice que en su familia todo gira alrededor del triatlón. Ella es mamá de Hanan, un atleta panameño de 15 años que se dedica a esta disciplina desde los siete. El adolescente empezó a entrenar inspirado en Víctor, su hermano mayor, quien fue el primero de la familia en incursionar como atleta.

 

A finales de octubre, Hanan ganó en su categoría el Campeonato Nacional de Triatlón Pedasí 2019. También logró  el primer lugar en el Campeonato Nacional de Triatlón de Costa Rica. Judy comenta que ser mamá de atletas es muy demandante, pero la llena de orgullo ver el camino que han tomado sus hijos.

 

“Hanan entrena siete días a la semana. Yo lo llevo a sus entrenamientos, que a veces son hasta tres horas diarias. Cuando regresa de la escuela, come, entrena y hace las tareas cuando regresa. Si hay un día que no entrena, me dice que le hizo falta para concentrarse en los estudios. Es parte de su rutina”.

 

Dice que en su casa no hay consolas de videojuegos. “Eso se eliminó hace muchísimos años porque nunca tuvieron chance de jugar. Están enfocados en otras cosas”. Cuenta que el apoyo a su hijo atleta es un compromiso familiar. “Las vacaciones giran entorno a si hay lugares para entrenar, o si hay que llevar la bicicleta. Hasta en días festivos hay que llevarlo a su entrenamiento, pero mamá disfruta verlo haciendo lo que le apasiona”.

 

Hace poco, el papá de Hanan empezó a entrenar.  Ella hizo el intento. “Yo mejor me quedo en la barra, de mánager y de fotógrafa. Una vez empecé a correr porque él iba de primero en una carrera y yo quería ver cómo ganaba”.

 

Cruzando fronteras por sus hijas

Mamá diana 1024x683 - ‘Momagers', madres managers de personalidades panameñas
Yudi Villlamonte notó que su hija Diana tenía inclinaciones musicales desde que era una bebé de dos años. “Me gustaba escuchar canciones de Celine Dion y Mariah Carey. Un día me sorprendí al notar que Diana, tan chiquitita, tarareaba esos temas y ya a los dos años y medio se sabía My heart will go on completa”.

 

Desde el momento en  que se dio cuenta de la vena artística de su hija, una herencia de la familia Villamonte que también le ha dado a Yudi talento para cantar, se ha encargado de buscarle oportunidades para exponer su arte. Canta Conmigo, Proyecto Estrella y La Voz México son algunas de las competencias televisivas de canto en la que Diana ha participado.

 

En estos shows siempre se vio a Yudi en escenas detrás de cámaras o en primera fila, apoyando. Ella es mánager de Diana. Se encarga de la parte ejecutiva del negocio artístico y de sus contrataciones. Además, maneja la carrera de Blair, su segunda hija, quien también es cantante.

 

Madre e hijas viven en México desde hace dos años. Apoyar a sus hijas en la búsqueda de oportunidades en la escena musical fue el motivo para dejar el país. “Llegó un momento en el que no nos sentíamos a gusto en Panamá. Es como toda profesión; cuando estudias algo y sabes que en tu país no lo podrás ejercer, tienes que irte a donde sí. Diana cantaba una vez por semana en un hotel y se me estaba empezando a deprimir; Blair no se dedicaba a la música y yo trabajaba en ventas, pero podía ejercer en cualquier parte del mundo. A Diana le salió una oportunidad de trabajo como cantante en Puerto Vallarta, México. Le dije a Blair que cuando se abre una puerta para una, se abre para todas. La puerta en ese caso se llamaba Diana. Actualmente estamos las tres en México y ambas trabajan como cantantes. Yo me sigo dedicando a las ventas”.

 

Para quienes tengan en casa hijos con aspiraciones artísticas: “Uno de los peores sentimientos es ver a un hijo con un sueño y que no ve cómo lograrlo. Hay que estimularlos. A ellas las encaminé para que tuvieran alas para volar. Están listas para hacerlo”.