Dayra Ureña rizos Ellas 1 - Cambiar de productos cada tres meses para cuidar el cabello rizado

Cuando Alexandra nació tenía el cabello liso. Ella es la hija de Dayra Ureña, la diseñadora de revista Ellas. Dayra, que tiene el pelo lacio como su mamá y su hermana, no sabe en qué momento la melena de su niña mutó a una voluminosa con rizos.

Cuando veía algún estilista trabajar en una sesión de la revista, se les acercaba a preguntarle cómo podía cuidar la cabellera rizada de su niña. También le preguntaba a gente desconocida que veía en la calle con rulos hermosos. “Me les acercaba y les decía: “Disculpe, pero ¿qué productos usa en el cabello?”. Una que otra persona se asombraba porque veían que ella era lacia, pero cuando Dayra les explicaba que su hija tenía rizos, les compartían sus tips.

Un truco que me dieron es que cada tres meses cambiara toda la línea de productos: champú, acondicionador, crema de peinar, todo, porque el cabello se acostumbra y no se hidrata igual”.

LEE TAMBIÉN: ‘Para mí era importante que mi hija aceptara su cabello como lo tiene, su cabello bonito, propio de ella’

Ahora mismo Alexandra, de 12 años, utiliza los productos Skala y cuando pasen tres meses los cambiará a la línea Argan. Dayra cuenta que Alex, como le dice de cariño, ya se cuida sola su cabellera. Mamá la ayuda a veces para colocarle más crema de peinar en la parte de atrás.

La primera vez que Alex se hizo blower fue para su primera comunión hace más de un año. Su mamá había ido al salón de belleza hacerse blower y Alex, al ver a mamá, pidió que también se lo hicieran. El cabello lacio le duró unos seis días. Recientemente le pidió a su mamá hacerse blower nuevamente porque quería verlo lacio y más largo, pero al día siguiente se lavó el cabello; quería sus rulos de vuelta.

Alex le contó una vez a su mamá que le gustaba el cabello lacio de una niña en el colegio, pero también le dijo que en el colegio muchas niñas le han dicho que quieren el cabello rizado de ella.

A Dayra le encanta ver el cabello natural de su niña, quien siempre le gusta lucirlo suelto, sin ganchitos.