El príncipe de Inglaterra Harry y su esposa Meghan Markle dieron inicio a su primer viaje al extranjero como marido y mujer. Su primer destino: Dublín, Irlanda. Se cree que esta visita tiene como propósito ayudar a reforzar las relaciones entre las naciones posteriores al ‘Brexit’.

Los duques de Sussex arribaron al aeropuerto de Dublín el martes 10 de julio; Harry llevó una corbata verde y Meghan, un traje verde oscuro de Givenchy, un posible gesto al color que identifica al país.

A warm welcome from Taoiseach Leo Varadkar at the start of #RoyalVisitIreland ??

Una publicación compartida de Kensington Palace (@kensingtonroyal) el

El día de su llegada, la duquesa tuvo al menos dos cambios de ropa más; un vestido negro de Dior y otro de Emilia Wickstead.

Más tarde, antes de ofrecer un brindis en un ‘summer garden party’ en la residencia del embajador británico, Harry saludó a los invitados con unas cuantas palabras en el idioma irlandés. En el viaje, de dos días, los duques asistieron a un festival en el parque Croke donde vieron a jóvenes participando en actividades deportivas.

La pareja también aprendió sobre la cultura y el patrimonio irlandés, al visitar la universidad Trinity College donde vieron el Book of Kells, un manuscrito considerado uno de los tesoros culturales más grandes del país.

Harry y Meghan tuvieron un momento de reflexión en el Famine Memorial, antes de ir al EPIC, el museo irlandés de migración. Adicionalmente, aprendieron sobre el futuro de Irlanda con una visita a los laboratorios DogPatch, un espacio de trabajo para nuevas empresas tecnológicas. Para estos tres eventos, la duquesa lució un ‘pantsuit’ negro de Givenchy con una blusa blanca.

Contenido relacionado