2U0A3514 1 - La chelista en Panamá que da recitales en su balcón ante el coronavirus
Fotografía: @domigoes

Desde el balcón del sexto piso de un edificio en El Cangrejo, las notas del violonchelo de Karina Núñez empiezan a sonar. Su recital, de media hora, se transmite en vivo a través de sus cuentas de Instagram y Facebook.

Llevar los sonidos de la música clásica a quienes se encuentren en sus casas por la actual situación del coronavirus es su objetivo. “En estos días difíciles, de aislamiento, lo que me llena la vida es la música”, asegura la artista.

Karina, uruguaya, llegó al país en 2012 cuando la Universidad de Panamá la trajo para dictar la nueva cátedra de cello. Desde entonces, es violonchelo principal de la Orquesta Sinfónica Nacional de Panamá.

Karina Nunez - La chelista en Panamá que da recitales en su balcón ante el coronavirusEn su primer concierto, transmitido en vivo por sus redes sociales, alrededor de 200 personas la escucharon. Lo inició tocando el bolero panameño Historia de un amor. “Luego me pedían The Beatles, Metallica o tango”.

En su repertorio siempre hay piezas de Johann Sebastian Bach “porque su música tiene un efecto curativo y más en estos momentos en los que todos podemos pasar por momentos muy difíciles”, comenta.

Sus vecinos salieron a sus balcones a escucharla. Cuenta que lo mismo hizo un motorizado de delivery que pasaba mientras tocaba.

Desde la suspensión de conciertos en Panamá, se ha quedado en casa y pospuso sus presentaciones.

Karina Nunez 2 - La chelista en Panamá que da recitales en su balcón ante el coronavirusComo es profesora de música en The Metropolitan School of Panama, en Ciudad del Saber, utiliza plataformas como Skype o Zoom para dar sus clases en modo virtual. Además, es una de las fundadoras de Consort Musik, una agrupación dedicada a la interpretación y difusión de la música clásica.

Estudios aseguran que escuchar música clásica disminuye la presión arterial y reduce el estrés. “He recibido mucho amor, mensajes de personas llorando de la emoción cuando me escucharon. Me piden temas y que regrese al día siguiente”.

Todos los días, a las 5 de la tarde, empiezan los conciertos de la chelista desde su balcón.