Tarek Saker coach 1 - Cómo transformé mi negocio 100% presencial a digital

El 90% de mis capacitaciones y talleres eran presenciales. Todo eso cambió en un abrir y cerrar de ojos, porque actualmente son 100% digital.

Al final de cada año, hago un recuento de cómo me fue, visualizo mis intenciones y metas para el año nuevo, y le pongo un nombre. El año 2019 se llamó “Poderoso”, y vaya que lo fue. Dicté más capacitaciones en el extranjero que en Panamá, o sea que estuve trabajando más fuera que dentro del país. En diciembre de 2019 di un giro a lo que quería lograr durante el año 2020, por lo que lo nombré: “Generosidad y Abundancia”.

En enero, ya tenía el cronograma de capacitaciones del primer trimestre listo y había coordinado las actividades de responsabilidad social. Todo pintaba bien para Dynamite Training, dictaba capacitaciones casi todos los días de la semana, creaba temas nuevos y realizaba talleres de trabajo en equipo casi todos los sábados. Tuve la oportunidad de dictar varios talleres de índole social, en Colón y en Ciudad de Panamá. Todo iba viento en popa.

En marzo, comenzaban los viajes de capacitación a cinco países y siete ciudades, pero nada de eso sucedió. Comenzó la cuarentena y vi como todo mi plan de entrenamientos de marzo, abril y parte de mayo, cambiaba por completo.

Mi última reunión presencial fue el lunes 16 de marzo en la mañana, y desde ahí comenzó mi cuarentena. Los primeros días fueron de adaptación (curva del cambio), cambios y muuuuuucho aprendizaje. Me comuniqué con todos mis clientes para saber cómo podría colaborar y apoyar, y paralelamente, adaptaba los talleres presenciales a formatos online, con los temas que para ellos eran relevantes en estos momentos.

En cuanto a los talleres virtuales en vivo -no webinars-, siempre tuve claro que debían ser dinámicos, participativos y con ejercicios en donde hubiese interacción y conexión humana, a pesar de estar cada uno en su computador. En este punto quiero hacer énfasis que no es lo mismo un taller virtual en vivo a un webinar. Los talleres virtuales en vivo son informativos, pero enriquecidos con experiencia vivencial, actividades enriquecedoras y mucha conexión entre los participantes.

Con agilidad lo logré, obteniendo como resultado la creación de temas nuevos, y le di un giro de 180 grados a los talleres presenciales, adaptándolos a un tiempo máximo de una hora. Y sigo con la búsqueda continua de lograr más interacción entre los participantes para romper el molde y garantizar el sello que siempre ha caracterizado a mi negocio.

Si hay algo que me ha enseñado esta pandemia, es que nunca debemos acomodarnos, que siempre debemos actualizarnos y salir por cuenta propia, de forma constante, de nuestra zona de confort.

¿Qué he aprendido en esta montaña rusa de cambios y adaptaciones continuas?

  • Es una época de grandes cambios, realízalos sin perder tu identidad y esencia. No sigas lo que todo el mundo hace porque es lo que se “tiene que hacer” o lo que inundan las redes sociales. Revisa tu propósito y adáptate sin dejar de ser tú.
  • No es de rapidez, sino de agilidad. No son la misma cosa. Se deben tener objetivos que puedan adaptarse a los cambios constantes y por ende, es mejor que sean de corto o mediano plazo. Enfocados en que sean relevantes, den valor y den soluciones reales. Y sobre todo, ve a tu ritmo, a paso firme y observando cómo fluye tu proyecto.
  • No son las herramientas y dispositivos los que te harán triunfar; debes mantener la conexión y comunicación con tus clientes (internos y externos). Conociendo sus necesidades. Procura entenderlos, comprenderlos y cuidarlos. Las compañías deben ser más humanas que nunca, buscar el bienestar de su personal (mental, físico y emocional).
  • Si te equivocas, aprendes del error y sigues. No pierdas tiempo en el problema, busca la solución. Se van a cometer errores en el camino, tenlo en cuenta como lección pero mantente en movimiento.
  • Desarrollar la resiliencia. Muchos me preguntan “¿y eso qué es?. Es una habilidad, por lo que puedes desarrollarla con el tiempo. Es la capacidad de reponerte, encontrar soluciones en la adversidad y salir transformado, adaptado y fuerte. Ser resiliente te ayuda a recuperarte de los ineludibles reveses de la vida.
  • Identifica bien las necesidades reales de tus clientes y también conseguirás clientes nuevos. Para esto debes dejar de nublarte con pensamientos negativos y observa bien qué están necesitando.
  • Inculcar la agilidad en toda la empresa, que sea parte del mindset de toda la organización, que se vuelva parte de la cultura. Agilidad del equipo: felicidad, pasión, rentabilidad.
  • El aprendizaje es constante y todos estamos aprendiendo al mismo tiempo, por lo que debemos ser flexibles y escuchar activamente a colaboradores y clientes.
  • Si antes era necesario escuchar a los clientes, ahora es fundamental. Las necesidades del mercado están en constante cambio porque todo está cambiando.

Más empatía y menos ego; más comunicación y menos silencio; más conciencia y menos trabajo controlado; poner de primero al aprendizaje sobre eficiencia impuesta. La prioridad son las personas no los procesos y las herramientas.

 

* El autor es CEO y coach de Dynamite Training and Consulting. Su cuenta de Instagram es @dynamitetraining.