32a06908f551f7bdd71e9f2cbf9657a0 - Tu pareja quiere sexo y tú no estás de humor

Si te encuentras en una relación comprometida, probablemente recuerdes el período de enamoramiento donde no podían quitarse las manos de encima y vivían acariciándose y buscando tiempo a solas. Con el tiempo, muchas parejas cambian su frecuencia y vida sexual y es más probable que uno desee tener sexo cuando el otro no se encuentre de humor. Es un problema que experimentamos  hombres, mujeres, parejas heterosexuales y  parejas del mismo sexo. Uno de los dos se siente amoroso y con ganas de estar juntos y el otro no.

Puede que haya un patrón en tu relación de pareja o que se toman turnos estando de humor para intimar. De cualquier manera, niveles desiguales de deseo en la pareja pueden traer dificultades que varían desde sentimientos de rechazo hasta resentimiento.

Cuando la pareja es joven espera y desea tener sexo más a menudo, pero cuando ya es adulta puede no desearlo todos los días, o puede disminuir su interés por ansiedad, aumento de peso, problemas de corazón, disfunción eréctil, hijos, entre otros.

Lo cierto es que a nadie le gusta ser rechazado ocasionalmente, mucho menos frecuentemente. Puede causar en la persona que ha buscado intimar sentimientos de inseguridad y de estar atrapado(a) sin poder expresarse. Sentirse de esta manera muchas veces lleva a  quien se siente rechazado a dejar de buscar el encuentro sexual para no enfrentar otro rechazo o a dejar de mostrar afecto como lo solía hacer, además de la posibilidad de sentir la tentación de buscar en otro lugar una válvula de escape. Si esperas tener sexo cuando tengas humor, es probable que sea muy tarde. Mientras más tiempo pases sin tener sexo o intimar con tu pareja, más se irá entrando en un estado de inercia, y más difícil será retomar una experiencia sexual.

Los problemas de “incompatibilidad” y diferencias en el deseo sexual son los que mayormente se atienden en terapia de pareja. Muchos culpan a la mujer por no tener la misma libido que el hombre, o al hombre por problemas relacionados con ansiedad a tener un encuentro sexual no duradero o fallido. Pero la verdad es que vivimos en un mundo donde el estrés del día a día nos desconecta de nuestro cuerpo y sentidos, y nos lleva a ocuparnos demasiado de  las presiones, que impiden que logremos relaciones fluidas, de comunicación y entendimiento.

ef8f79108516862eb46979aeb1b28b23 - Tu pareja quiere sexo y tú no estás de humor

Mientras la relación sexual sea buena, tiende a mantener un rol importante en la relación, agregando satisfacción y vitalidad. Pero por el contrario, si no hay buena química y el sexo está provocando conflictos en la relación, tiende a tomar un poderoso rol que desestabiliza a la pareja.

Algunas ideas que puedes poner en práctica para volver a comunicarte íntimamente con tu pareja son:
1. Hablen: Ambos deben ser abiertos y honestos sobre las necesidades que tienen y las discrepancias que pudiesen salir a flote. Conocer sus diferencias en cuanto a deseo sexual. Educa a tu pareja sobre la importancia de tener sexo para tu felicidad y satisfacción. Busca hablar sobre lo que te gusta hacer y lo que te hace sentir bien, pero también permítele a tu pareja hacer lo mismo.

2. Vuelvan a tocarse: Hagan que la muestra de afecto por medio del tacto sea  algo que sucede diariamente  y no algo que pasa únicamente cuando van a intimar. Piensa en dar placer, en dar y recibir caricias en vez de ir directo al grano en la cama. Expandan las ideas de lo que puede ser sexual para ustedes.

3. No te sientas presionado(a) a ponerte muy erótico(a): Escuchamos muchos consejos sobre actuar nuestras fantasías y ser más atrevidos en la cama para lograr encender la llama, pero frecuentemente esta idea termina intimidando a la pareja en lugar de empoderarla.

4. Experimenta con juguetes: Baja presión sanguínea y baja producción de testosterona y estrógeno pueden hacer difícil que la mujer llegue al orgasmo. El uso de juguetes sexuales puede ayudar a arreglar el problema y  agregar un elemento interesante a los encuentros con tu pareja.

5. Considera causas físicas y/o pide ayuda: Si tú y tu pareja han tratado por todos los medios de tener una mejor relación sexual, pero no han tenido éxito, es muy probable que necesiten ayuda de un profesional. Sugiero que si van a buscar ayuda terapéutica lo vean como terapia de pareja y no como terapia sexual, y que busquen presentar diversos conflictos que puedan tener y no solo los de discrepancias en la cama.

La dinámica sexual en la pareja es un tema complejo, ya que refleja en muchos sentidos la relación que sostienen y el nivel de empatía, satisfacción y entrega que tienen el uno con el otro. Manteniéndose mutuamente dispuestos a responder las necesidades sexuales del otro en la relación puede ayudarlos a mantenerse sexualmente satisfechos. Pero entendiendo tus propias necesidades y logrando comunicarlas efectivamente a tu pareja es lo que te llevará a sentirte completo(a), permitiéndote así encontrarte con las necesidades de tu pareja y alegrarte por su felicidad. Lo que a veces significa entender y aceptar tus necesidades y las de tu pareja a no iniciar un encuentro sexual.