3199102bed2daaa8e3ca19a6b0703a70 - ‘Quiero adoptar un bebé’

 

Han pasado años desde que anhelo la dicha de brindarle cariño y amor familiar a un niño/a que lo necesite. Cada vez que hago las consultas sobre las opciones que tengo, lo primero que me indican es que es demorado, que no es seguro que algún día lo tenga, y a medida que el tiempo pasa, aumenta mi edad, las posibilidades de que se me conceda un niño en adopción parece cada vez más distante, y sé que hay muchos niños pasando por situaciones difíciles. Soy madre soltera.

 

Los procesos de adopciones son regulados mediante la Ley General de Adopciones  No.46 del 17 de junio de 2013.  Las solicitudes de adopciones deben presentarse mediante abogado ante la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia  y Familia, siendo esta la autoridad central que conoce de las adopciones nacionales e internacionales.

 

Pueden adoptar las personas mayores de edad, en pleno uso de sus derechos civiles y políticos, ya sea en forma conjunta, unidas en matrimonio por más de dos años, o en unión de hecho por más de cinco años en condiciones de singularidad y estabilidad (requisitos de unión de hecho). De igual forma, la ley contempla que la adopción puede ser individual, es decir, personas solteras pueden acudir a solicitar la adopción, que se evaluará de acuerdo con el interés superior del niño. 

Los solicitantes tienen la obligación de cumplir con el trámite  y aprobar los cursos requeridos  por ley para obtener la idoneidad como adoptantes, de tal manera que se precise claramente comprobadas condiciones afectivas, sociales, morales y de salud física y psicológica, así como disponer de los recursos indispensables para garantizar a la persona adoptada la satisfacción de sus necesidades básicas.

Entre los documentos podemos mencionar: certificado de nacimiento de los solicitantes, certificado de matrimonio o prueba de unión de hecho; certificado de trabajo o declaraciones de renta; evaluación psicosocial; certificado médico de buena salud física y mental; evaluación psicológica, fotografías recientes tamaño carné, fotografías de la residencia del solicitante; récord policivo; evaluación de trabajo social; carta de recomendación de personas conocidas;  aceptación de seguimiento posadoptivo durante los tres años siguientes a que se conceda la adopción; certificado de idoneidad de adoptar; declaración jurada de interés de adoptar, lo que sea necesario para garantizar el proceso de adopción solicitado.

 

baacc5be008a97568442e5083f9c0f9a - ‘Quiero adoptar un bebé’

Las personas idóneas para adoptar serán incorporadas al banco de datos de personas adoptantes idóneas, y se consignará (según la ley) por orden cronológico de entrada. Es a través del Comité de Asignación Familiar que se le asigna el niño/a al  solicitante y la aceptación o negación deberá notificarse personalmente al representante legal, donde se llevará a cabo un acompañamiento o interrelación a las personas adoptantes para orientarlas en cuanto a la dinámica familiar  y la construcción del vínculo afectivo. De allí, con la evaluación favorable de la interrelación, se procede a la etapa de acogimiento preadoptivo supervisado por la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia para comprobar su adaptación.

Concluida esta etapa, se remite la solicitud a los Juzgados de Niñez y Adolescencia. Estos, y previa audiencia de adopción, emitirían resolución judicial debidamente motivada,  y decidirán si se accede o no a la solicitud de adopción. De ser admitida, se confeccionará el oficio para el Registro Civil con los apellidos del o los adoptantes.

Constituida la adopción, los adoptantes se comprometen a informarle al adoptado su condición de hijo adoptado antes de los 7 años de edad, siempre que este tenga la capacidad de comprenderlo, caso contrario, hasta antes de la prepubertad, debidamente orientado por especialistas. (Artículo 53 de la ley).
Vale la pena destacar que se entiende que la adopción es nacional cuando se trate de personas panameñas que tengan su domicilio habitual en Panamá, o extranjeras siempre que tengan más de dos años con domicilio habitual en el país con visa de residente permanente.