La foto de perfil es lo primero que aparece cuando buscamos a una persona en cualquier red social.

Un reclutador revisa la hoja de vida de un aspirante a un puesto de gerencia, busca su perfil en Facebook y lo primero que ve es una foto del candidato en una discoteca abrazado a dos chicas de vestir provocativo. El gerente de una empresa recibe una propuesta de patrocinio, y cuando decide enviarle un chat a la ejecutiva de mercadeo que se lo envió encuentra que en la foto de perfil aparece con una botella de vodka en la boca. Es inevitable que estas imágenes envíen algún tipo de mensaje a quienes las ven. 

¿Qué repercusión en nuestra imagen profesional tiene la foto que colocamos en nuestro perfil?

Tarjeta de presentación. Ya es común que después de una reunión, fiesta o curso, busquemos a las personas que acabamos de conocer en las redes sociales, y si observamos la facilidad con la que tenemos acceso a sus perfiles, tendremos una idea de cuán sencillo es para un empleador rastrear información y contactos de quienes aplican para un puesto de trabajo.

La foto de perfil es lo primero que aparece cuando buscamos a una persona en cualquier red social. Amy Hackett-Jones, coach  profesional de gerentes y empresarios, explica que las redes sociales pueden ayudar mucho a un profesional “si las trabajas de manera inteligente, como si fueran tu tarjeta de negocios. Puedes surgir más que las personas que las utilizan solamente para su uso personal”.

Hacket-Jones agrega que además de LinkedIn, también se debe considerar a Twitter como una red profesional, y aunque Facebook se concibe como una red más personal, hay que tener cuidado con las imágenes que se publican en  esta. “Si estás poniendo fotos haciendo el ridículo y siempre con vasos de vino, también pueden perjudicar lo que estás buscando profesionalmente”.

6eaef603d0f009255bfa162990cecd62 - ¿Qué dice la foto de tu perfil?

Adrián Segovia, director de inteligencia de mercado del diario español El País y experto en redes sociales, expresa que las redes influyen de manera determinante al solicitar un empleo. “Hace tiempo que las empresas de captación ponen el nombre de un candidato en Google, y muchas veces las fotos que aparecen les juegan malas pasadas a los aspirantes a un determinado puesto”.

Recalca que “las redes juegan hoy un papel fundamental en el proceso de conocer al candidato, y si aparecen fotos mientras tomas tragos con los amigos antes que las tuyas profesionales, pues eso afecta, no nos engañemos. ¿Puedes llegar a perder un puesto? Al menos la primera impresión ya es mala”.

 

Objetivos claros. La aplicación Whatsapp se ha convertido en un medio de comunicación popular por la facilidad que ofrece para enviar mensajes, fotos, videos y hasta contactos. Seguramente al revisar las fotos de perfil notaremos que muchas no son apropiadas para un teléfono que se utiliza con fines profesionales.
La coach  Diana Luz Parada explica que esto se debe a que “el medio es muy familiar y llega un punto en que uno cree que el medio es privado, pero no lo es”. 

Parada aconseja que el cuidado que se aplica en la presentación personal también se tenga en las redes sociales. “Ahora con las redes sociales a veces les es difícil a las personas separar la vida pública de la personal”. Explica que lo que se coloca en una red social deja de ser privado para convertirse en información pública. 

También añade que lo más sano es tener un celular para uso profesional y otro personal. “Si el teléfono que usas es otorgado por la empresa o tiene que ver con tu trabajo porque lo usas para tu negocio o para tu carrera, entonces la foto debe ser cónsona con eso”.

Segovia admite que herramientas como Whatsapp se usan cada vez más en el ámbito laboral, y coincide en que se debe proyectar una imagen profesional en ellas.
Si celebraste un ocasión especial, como tu boda o el cumpleaños de un hijo, y deseas compartirlo en el perfil, puedes hacerlo, pero por poco tiempo. A los tres días se debe cambiar esa imagen personal por una foto más genérica que no riña con lo profesional.

Hackett-Jones recomienda que la foto de perfil en el chat sea la misma que se coloca en las redes sociales. “Así hay una continuación de una imagen que estoy construyendo”.

995a0de060f17248001830cb205409c4 - ¿Qué dice la foto de tu perfil?

Establecer credibilidad. No solamente LinkedIn y Twitter permiten conocer a un profesional, otras redes como Instagram y Facebook suelen ser utilizadas para conocer los pasatiempos de un candidato y buscar personas entre sus listas de contactos que puedan dar referencias sobre su trabajo.

“Imaginemos a gente que pone fotos en sus perfiles de fiesta y abajo coloca sales development manager. Se trata de una cuestión de imagen, para conseguir un trabajo hay que proyectar imagen de marca personal acorde con lo que haces, y demostrar en todo el proceso que estás preparado para asumir esos retos”, comenta el especialista en redes Adrián Segovia.

Es por esto que aconseja que, dependiendo del uso que se le dé a la red social, se limiten las personas que tengan acceso a tu cuenta. “Conozco una amiga que tenía [en Facebook] a sus compañeros de trabajo, uno de ellos estaba molesto porque, según él, ella disfrutaba de más vacaciones que los demás, y contó en Facebook los días que ella estuvo de vacaciones, la denunció ante el jefe y la echaron. La página deberá estar construida en virtud de a quién vas a permitir entrar en ella”.

A aquellos que crearon sus cuentas en redes sociales cuando eran estudiantes de secundaria o universitarios y hoy desean integrarse al mundo laboral o crear una imagen más seria, Parada recomienda suprimir la información que no les conviene que siga publicada en la página. “Si lo que realmente quieres es una imagen profesional y sana, buena, entonces debes revisar tus cuentas y decidir con qué te quedas”.

Añade que en el caso de ser etiquetado en imágenes que puedan ser inapropiadas para compartir fuera del grupo de amistades, lo mejor es suprimirlas. “Yo pienso que sencillamente se pasan a una memoria USB, se suben  a la nube pero no se ponen en Facebook, si estás muy claro de que tu Facebook es otra ventana que se abre sobre ti”.

En tu perfil puedes colocar la foto de una celebración especial,  pero por poco tiempo. A los tres días cambia esa imagen  por algo más profesional.

Las imágenes que compartes. En el caso de redes sociales como Instagram y Pinterest, que fueron creadas específicamente para compartir imágenes, Hackett-Jones también considera que se debe tener un propósito claro al compartir cada foto, esta debe tener algo que ver con la profesión, pasatiempos o con la imagen que se desea proyectar hacia los demás.

“Mi Instagram no lo estoy usando como una herramienta social, solo entre amigos. Todo lo que posteo son fotos de mí en donde, por ejemplo, estoy entrenando como atleta, la gente ve que soy dedicada, enfocada”, comenta Hackett-Jones.

Para Segovia es importante preguntarse antes de postear una imagen “¿si alguien me roba la foto, me molestaría que la viera todo el mundo? Si la respuesta es sí, no la subas. Y,  ¿me compromete de alguna manera ahora o en mi futuro? Si dudas, no la subas”.

Parada agrega que las nuevas generaciones manejan un código distinto, más relajado y libre al de los profesionales que lideran en estos momentos el mercado laboral, quienes prefieren ir por la línea conservadora.

Para ella es importante preguntarse si lo mismo que se pondría en la  red social se colocaría en la hoja de vida. También aconseja pensar antes de publicar una foto si nos incomodaría que algún familiar la viera; “si tu abuelita no la puede ver, entonces no la pongas”.