Foto cortesía Gerardo Gandsas

Al igual que los bebés de todas las especies, los perros cachorros requieren de cuidados especiales. Desde su nacimiento hasta los dos meses aproximadamente, la madre y los hermanos de camada son irreemplazables.
Si hablamos de su salud, las defensas que se transmiten a través del calostro de la leche materna son esenciales, y si bien hay productos para suplantarlo, jamás será lo mismo.

En lo psicológico, la enseñanza de su mamá y aprendizaje en la convivencia con sus iguales le dará las herramientas necesarias para que en el futuro sea un perro equilibrado y no tenga problemas de conducta.
Habitualmente no se le da mucha importancia a este tema, a pesar de que en la Ley 70 de Protección de los Animales Domésticos está estipulada la prohibición de comprar o vender cachorros de menos de esta edad, como medida preventiva de daños futuros.

A los 60 días, cuando el cachorro ingresa a su nueva familia humana, la responsabilidad pasa a ser de todos en la casa, quienes deberán comprender que todo lo que viva el cachorro será parte de la formación de su carácter y conducta.
La integración al nuevo espacio y seres que no le son familiares es una difícil transición que debemos asumir como normal.

En esta etapa el cachorro llorará, pedirá atención y nos ablandará el corazón, pero debemos ser conscientes de que la sobreprotección puede traerle consecuencias, al igual que su entorno humano.
Las primeras noches son cruciales; si usted acude cada vez que el cachorro gime, se creará una asociación aprendida muy difícil de rehabilitar.

Los corrales de contención pueden ser una solución para que el perro sienta su presencia. Ponga papeles en el piso para facilitar la limpieza, ya que a esta edad los cachorros no controlan sus esfínteres.

 

ce640fefa0d30f4bbc4e36b765fb1559 - Pasos para el cuidado de un cachorro

LAS PRIMERAS SALIDAS
de la pequeña mascota
• Antes de sacar el perrito a la calle, deberá estar vacunado con el tiempo necesario para que sus anticuerpos ya estén formados y no sufra riesgos de contraer enfermedades.
• Si acostumbra a pasearlo después de cada comida será más fácil que  se habitúe a no hacer sus necesidades dentro de la casa  y esto permanecerá de por vida. De todas formas, algún charquito siempre encontrará, el cual es importante limpiar con jabón y vinagre, ya que el cloro posee sustancias amoniacales que pueden reforzar el olor de la orina, induciendo al cachorro a hacer sus necesidades en el mismo lugar.
• El uso de pecheras pueden funcionar en esta etapa, aunque después deberán cambiarse por un collar fijo, que dará mejor control para una caminata correcta.

Foto cortesía Gerardo Gandsas

HORARIOS Y CHEQUEOS
Debe mantener el orden en los horarios de las comidas. Los cachorros necesitan estructuras para mantenerse equilibrados.
Un chequeo veterinario inicial es esencial, ya que el profesional dictaminará si  está en condiciones de ser desparasitado y comenzar con su plan de vacunas.
No corra riesgos medicándolo con fármacos de venta libre, que podría no ser lo que el cachorro  necesita.