7a7568e3528a64dd409c92d894870904 - Niñas, juego y profesión

En agosto de 2014, Lego anunció que sacaría una línea de mujeres científicas después de que una niña de 7 años les escribiera una carta haciéndoles ver que había más legos de niños que de niñas y que tenían más aventuras. Así, la compañía se alió con  la geocientífica Ellen Kooijman y crearon “Instituto de Investigación”, que incluye a una paleontóloga, una química y una astrónoma.

Y no resultó mal negocio para Lego, que vendió en la primera semana de lanzamiento todos los sets del juego y hubo que esperar un mes para volverlos a comprar.

Parece una tontería, pero estos lentos y a la vez significativos cambios en la manera de percibir los roles femeninos en los juguetes puede influir en las niñas en lo que quieran ser en la adultez.

Camino por recorrer. Para Emma Puig, especialista del Programa de Igualdad de Género de Plan Internacional, la industria de los juguetes ha avanzado muy poco en diversificar la oferta para las niñas. “Creo que no hemos evolucionado mucho en este tema. Hay una clara división entre los juguetes de niños y niñas; lo primero que ves es la diferencia clara de colores, los rosados y pasteles para niñas, y los colores más intensos para niños”.

Por su parte, el psicólogo Dimas Villarreal considera que ha habido adelantos al menos en la concepción de las muñecas, pues para él muñecas con rasgos monstruosos tienen un lado positivo con el que las niñas se identifican.

Dice el psicólogo que a algunas niñas les cuesta encontrar su identidad y estos juguetes inspirados en monstruos ayudan a que ellas encuentren puntos positivos en sus apariencias, diferentes a las otras muñecas.

Asimismo, considera que la influencia del cine animado en la industria de la juguetería ha traído princesas menos convencionales, como afrodescendientes o más independientes.

Sin embargo, Puig reconoce que la introducción de muñecas o juegos que inviten a explorar diferentes profesiones son un esfuerzo de modernizar un poco la industria de la juguetería para tratar de adaptar a las niñas y los niños en un nuevo contexto social en el que las mujeres estudian y van a la universidad.

“Pero creo que también debería cambiarse la estética de esa muñeca, pues las mujeres no tienen esa fisionomía. Las mujeres las hay de muchos colores y tamaños”.

Villarreal apunta que las muñecas de profesiones pueden inspirar a las niñas. “La niña se puede ilusionar con la Barbie, pero ella se identificará con los puntos positivos de la muñeca. A veces son los padres o personas cercanas las que van sembrado lo negativo de la muñeca en las niñas con frases como ‘mira que la Barbie está a dieta’ o ‘tienes que ser una princesa como la Barbie”.

95fb1e6edc0aceb28e4b1fa59250e2c9 - Niñas, juego y profesión

Espacio a las opciones. “Seguimos regalando a las niñas juguetes relacionados con el ámbito del hogar y a los niños armas, inculcándoles la guerra”, comenta Puig, quien considera que pueden ser los adultos quienes al final imponen los juguetes con los que sus pequeños jugarán.

Villarreal considera que es importante que los padres entiendan lo que  el juguete representa para el niño o niña, y para hacer la elección correcta no basta guiarse por el género o los estereotipos. “Los papás deben reconocer y aceptar quién es su hija o hijo, qué quiere y qué le gusta. No todas las niñas quieren muñecas o cocinas”.

Para el psicólogo, se deben elegir los juguetes que permitan explorar y conocer, como los  científicos. Además de fomentar la actividad física, como equipos de fútbol femenino, e incluso las marcas deportivas sacan implementos y balones en colores más atractivos para ellas.

Puig explica que “si entendemos que el juego es el centro de la vida de los niños y niñas, este es un método de aprendizaje. Si el juego es tan importante en la vida de una menor, el objeto que le va a ayudar a divertirse será clave, es por ello que las personas que están alrededor de los niños necesitan entender que tienen una responsabilidad muy grande cuando regalan un juguete.

“Cuando limitamos a las niñas a juegos en  donde deben ser pasivas,  que no pueden expresarse, en donde no tienen roles de liderazgo en los grupos, estamos coartando su autonomía y el que puedan decidir por sí mismas lo que quieran hacer con su vida. No las hemos enseñado a hacerlo. Nosotros queremos que a través del juego las niñas se empoderen para decidir sobre sus metas”, afirma la especialista en igualdad de género.

1aca699b0305cc787c6705f8c81d6b99 - Niñas, juego y profesión

Juego de roles. Uno de los métodos en que coinciden los entrevistados que ayudan a las niñas y niños a explorar profesiones y personajes son los disfraces.

Aunque se relacionan mucho con los dibujos animados, dice Puig, son una oportunidad para que la niña explore un papel que le gustaría asumir y “los padres tenemos la responsabilidad de permitírselos. No deberíamos solo comprarle disfraces de princesas, sino elegir otras opciones”.

Por su parte, Villarreal menciona que los disfraces invitan a la imaginación y la creatividad, pero para que realmente sean efectivos no debe haber muchos.

Los entrevistados recomiendan que en lugar de comprar muchos disfraces, coloquen en una caja pedazos de tela y ropa que ya no se use para que el niño o niña use su creatividad e imaginación para inventar sus propios disfraces.

ab2e043c6186fe438198df707954b3c0 - Niñas, juego y profesión

‘Soy como mamá’. Para el psicólogo, los juguetes con los que la niña desee jugar también dependerán de las figuras femeninas que la rodean.

“Si tenemos una niña cuya mamá está en casa y la ve haciendo esas actividades [planchar, cocinar, limpiar], ella se identificará con ese rol. Aunque también, por lo que ve en los medios, quiera conocer más y prefiera otro tipo de juguetes más tecnológicos. Si en cambio, es una niña con una figura femenina ejecutiva, es probable que prefiera juegos que involucren celulares o computadoras.

En cambio, también puede ocurrir que una niña tenga una madre muy ausente por el trabajo y opte por jugar a la cocina y  atender bebés, porque son los roles que copia de la televisión. Entonces allí ese juego está siendo un llamado de atención”, explica Dimas Villarreal.

Él también reconoce que hay niñas a las que se les induce en un rol materno muy temprano, por ejemplo,  cuidar a sus hermanos menores, y esa es una responsabilidad que no les corresponde.

Para Emma Puig, la escuela también juega una función relevante en la influencia que puede tener en las chicas.

“Los docentes pueden exaltar en sus clases a esos personajes femeninos que han contribuido al desarrollo social del país, que han hecho historia. Esos modelos pueden ayudar a que las chicas se miren en ellas y a que los varones reconozcan que hay mujeres que han ayudado al país”.

Además, considera que en algunas escuelas el área de recreo es mayormente ocupada por una cancha de fútbol donde solo juegan los niños, y las niñas están confinadas a las esquinas. Los maestros pueden hacer más equitativo el espacio, haciendo que ellas también participen en el juego y que sea un espacio para educar en la igualdad. Al final, esa cancha representa a la sociedad y se estará enseñando que todos tenemos las mismas oportunidades.