28dddaba290a0ae58d66cac61ee664bc - La percepción canina del mundo

Numerosos estudios trataron de determinar a través del tiempo cómo perciben los perros el mundo. Lo cierto es que permanentemente nacen teorías que desestiman las anteriores.

El problema radica en que las herramientas utilizadas para el análisis pertenecen al universo humano y si bien hay factores comunes que se pueden medir, los perros manejan códigos propios que muchas veces trascienden nuestra comprensión.

Sus sentidos son iguales a los de la especie humana, pero la relevancia de cada uno de ellos es diferente.

Debido a su altura del suelo, la visión de los perros es diferente a la nuestra. Aunque varía acorde al formato de su cabeza, posición de ojos y nariz, en todos los casos el ángulo de amplitud de campo que abarcan es mayor al de las personas, aunque con mucho menos definición de detalles. Ellos pueden ver en condiciones de poca luz y lo hacen en colores, aunque no distinguen el espectro en su totalidad, cosa que no sucede con las tonalidades de grises que pueden definir de una forma minuciosa.

Su audición es definitivamente una herramienta poderosa. No solo pueden escuchar sonidos a grandes distancias, sino también frecuencias que para los humanos son inaudibles. Esto explica muchas veces su alteración en circunstancias que para el resto del mundo pasan inadvertidas.

El sentido del gusto no es para ellos relevante. Distinguen lo dulce o amargo aunque no de una forma aguda, pero sutituyen esta falencia con el olfato. Es por eso que en sus comidas el aroma es fundamental.

El olfato es, desde la cuna, su sentido más importante, detectando incluso de esta manera dónde orientarse hacia el alimento materno. Sus receptores de olores son 50 veces promedio mayor que en los humanos y en razas de rastro, más todavía. A esta cualidad se le suma una gran memoria olfativa, lo que los convierte en únicos e irreemplazables para diversas funciones ligadas a la detección de personas, elementos y sustancias.

5ba1ae2eaa39af7ce5a71d3dfc80c232 - La percepción canina del mundo

EL PERRO EN LA FAMILIA
Para el perro la familia humana es parte de su sociedad y  utilizará dentro de ella las mismas herramientas que con sus congéneres.
Ellos se manejan por jerarquías, y nunca deben ser quienes tengan el ultimo ladrido, ya que eso les dará el poder para gobernar la casa a su antojo y bajo sus normas. El proporcionarles comida nos convierte en sus abastecedores. Si bien no somos cazadores del alimento que les brindamos, para ellos es la presa que ponemos a su alcance y bajo sus códigos, nos posiciona como jefes. Desde cachorros debemos poder manipular su alimento en cualquier situación, como una excelente herramienta para reafirmar una relación conveniente.
Es comprensible que nuestra expresión de amor hacia ellos  sea la que conocemos en el mundo humano, pero muchas veces desde la visión perruna el ser demasiado permisivos o proporcionar afecto en el momento inadecuado es sinónimo de debilidad o anuencia, cosa que será aprovechada instintivamente por los perros para ganar espacios.

 

Foto cortesía Gerardo Gandsas

LOS SENTIMIENTOS CANINOS
Uno de los temas más controversiales son los sentimientos caninos. El no racionalizar las emociones es un punto a favor en ellos y su vulnerabilidad, pero a pesar de esto también pueden sufrir trastornos por pérdidas o desapego. El cambio de estructuras y desaparición de seres tiene en los perros un resultado final muy parecido a la depresión humana, siempre y cuando conserven el entorno, elementos u olores que les permitan una asociación con el pasado.

 

 

Contenido relacionado

ellas.pa exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos