4ec030abd83b963e983c9bd285112570 - La fidelidad cuando hay separación

 

El matrimonio es la unión voluntaria entre un hombre y una mujer para compartir vida en común. El ‘Código de la Familia’ establece en sus artículos 78 y 79 los deberes del matrimonio y es claro al señalar: el deber de vivir juntos, de tener relaciones sexuales, de cuidarse y respetarse; de contribuir con los gastos de acuerdo a su capacidad económica, y el deber de fidelidad. María acude a la consulta y me indica: “Tengo 10 años de separada. Quiero formalizar el divorcio ya que tengo una nueva pareja. No es justo continuar en un matrimonio si no vivimos juntos; no hablamos ni tenemos nada en común. Cuando le pido que firmemos el divorcio, él me indica que yo falté al deber de fidelidad porque tengo una relación de dos años”.

 

El Código de la Familia establece la separación de hecho por más de dos años como una causal de despido, aun cuando vivan bajo el mismo techo. Igual lo es el abandono de los deberes conyugales (causal sexta del artículo 212) y la infidelidad o relación sexual extramarital aparece como la causal tercera del artículo 212. Vale  la pena destacar que la causal de infidelidad prescribe en un año y la de abandono de los deberes conyugales prescribe  a los dos años. Quiere decir que toda causal de divorcio tiene un término para que se reclame judicialmente el divorcio.

 

Al producirse la separación de hecho se suscitan cambios en la relación a los que el jurista no puede cerrar los ojos, y por unanimidad, las Jornadas Internacionales de Derecho de Familia han señalado que la “separación de hecho modifica el cumplimiento de los deberes y derechos personales de los cónyuges”. El legislador del Código de la Familia, en el artículo 213, fue sabio al señalar que las causales de divorcio tienen un término para ser reclamadas. Transcurridos los dos años, se ha de decretar el divorcio  basado en la separación de hecho por más de dos años, siempre que no haya habido reconciliación y vida marital, dado que implica que ha cesado todo deber conyugal.

 

La doctrina familiar ha señalado: “quien tolera una separación de hecho prolongada y luego pretende un divorcio por la causal de infidelidad o abandono de los deberes conyugales por hechos posteriores a la separación, se vuelve contra sus propios actos”. No hay razón para mantener el deber de fidelidad cuando han pasado tantos años de separación.

 

María puede presentar el divorcio por separación de hecho por más de dos años, y debe probar en el juicio tal causal, además de que no ha habido reconciliación y vida marital por más de ese mismo tiempo. La causal de infidelidad y abandono de los deberes conyugales se encuentran prescritas sobre la base del artículo 213, ya que no fue invocada dentro del término que establece la ley.

 

ellas.pa exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos