911b1c2e0a73d3753ba80c3a01de29c8 - Ingesta de leche en mayores de un año

El alimento por excelencia en el primer año de vida es la leche materna. Se recomienda hasta en los primeros dos años de vida, si es factible para la madre. Una vez que se introduce la leche entera (de vaca ) al niño, en algunos casos al año de edad, en otros a los dos años, se debe evitar ofrecerla en excesiva cantidad.

Ingerir leche es importante, ya que provee calcio y vitamina D, entre otros nutrientes. El calcio se requiere para fortalecer huesos y dientes. Sin embargo, la leche no es la única fuente de calcio.  También se encuentra en el yogur, quesos, brócoli, espinaca, nueces, higos, sardinas y tofu.

El exceso de leche entera en niños mayores del año (más de tres vasos o de 24 onzas al día) se puede asociar con:
Disminución en la absorción de hierro (con anemia secundaria)
Estreñimiento
El exceso de leche puede interferir con la ingesta de otros alimentos (y conllevar a una dieta desequilibrada)
Sobrepeso u obesidad

Muchas veces los padres piensan que se debe dar a los niños mayores del año cantidades ilimitadas de leche.  Esto es un gran error.  Los componentes de la leche entera no son los mismos que los de la materna o de las fórmulas enriquecidas.
El objetivo de la alimentación en niños mayores del año es darle una dieta balanceada; si sobrecargamos la dieta basada en la leche, no tendremos una dieta equilibrada.
En niños mayores del año se recomienda entre dos y tres tazas de leche (de 16 a 24 onzas); se pueden hacer combinaciones, como dos tazas de leche y una porción de yogur o cereal.

Algunos padres se sienten satisfechos ya que sus hijos toman cantidades exageradas de leche y además las cremas, cereales, etc. Esto puede dificultar la ingesta de alimentos sólidos, ya que se acostumbran a ingerir líquidos y alimentos de consistencia suave. Además, podemos potenciar el sobrepeso u obesidad.

Muy importante en el grupo de 9 a 18 años es que la ingesta de leche al día sea de 3 tazas al día, sobre todo en niñas, ya que se debe asegurar un buen depósito de calcio en sus huesos para evitar problemas de osteoporosis en la edad adulta. En el caso de niños mayores de dos años con problemas de sobrepeso u obesidad, se puede recurrir a la ingesta de productos lácteos descremados.

La leche entera es un alimento con nutrientes importantes para el niño en crecimiento, siempre y cuando no abusemos de las cantidades y de que se introduzca en el momento indicado.