La cantante Whitney Houston y su Bobbi Kristina Brown en un evento en febrero de 2011, un año antes de la muerte de Houston.

Justo antes de los premios Grammy, hace dos años, la voz de la cantante Whitney Houston se apagó. Fue encontrada muerta boca abajo en una bañera el 11 de febrero de 2012.

El sábado pasado, su única hija Bobbi Kristina Brown fue encontrada inconsciente en la bañera a solo una semana de los premios Grammy de este año.

Las coincidencias entre lo que le sucedió a Houston y a su hija son escalofriantes. Whitney Houston murió a los 48 años sin superar su adicción a las drogas. Su hija, con 21 años, ha sufrido los mismos problemas de adicción. Se cree que ambas habían consumido drogas antes de sumergirse en la bañera. Ambas vivieron bajo el candelero de los espectáculos y se casaron con hombres criticados por su familia y amigos.

Bobbi sigue hospitalizada. La policía de Roswell, Georgia, emitió un reporte muy breve en el que decía que sus oficiales acudieron el sábado a un llamado por un ahogamiento en su residencia en un suburbio de Atlanta.
Su esposo, Nick Gordon -quien fue criado como hijo de Whitney Houston-, estaba en el lugar y trató de revivirla mientras un amigo llamaba al 911. “Bobbi Kristina está luchando por su vida y está rodeada por su familia inmediata”, decía un comunicado de la familia Houston. 

“Pedimos que respeten su privacidad durante este difícil momento. Gracias por sus oraciones, sus buenos deseos, agradecemos enormemente su apoyo constante”.

Bobbi Kristina y su esposo Nick Gordon. Gordon fue criado como hijo de Whitney Houston. Revelaron su romance un mes después de la muerte de la cantante.

Sin más detalles de la policía o de la familia sobre su estado de salud, o de lo que pudo causar la tragedia, solo queda revisar su cuenta Twitter. Su último mensaje reflejaba su frustración por no poder empezar su carrera como artista: “Hagamos que esta carrera empiece a moverse, vamos, A TODOS USTEDES, ¡¿No nos podemos apurar?!”.
Dos días más tarde fue encontrada inconsciente.

“No era sólo una madre, era una mejor amiga”
Bobbi Kristina tenía 18 años cuando falleció su mamá. Quedó tan afectada que tuvo que ser hospitalizada. “No era sólo una madre, era una mejor amiga”, dijo a Oprah Winfrey poco después de la muerte de su madre.

Whitney Houston falleció el 11 de febrero de 2012, justo antes de los Grammy de ese año. Su asistente encontró su cuerpo inerte sumergido boca abajo en la bañera, de una habitación en Beverly Hills.
Las autoridades hallaron casi una decena de frascos de medicamentos en la habitación y mencionaron una enfermedad cardiaca y su consumo de cocaína como factores que contribuyeron a su muerte, pero la calificaron como un ahogamiento accidental.

Bobbi Kristina con su madre Whitney Houston en una foto compartida en la cuenta de Instagram de la joven (@realbkristinahg).

Bobbi Kristina se identificaba en Twitter como “Hija de la reina WH”, “Artista/Actriz” y “LA ULTIMA de una raza extinguiéndose”. La sombra de su madre pesaba sobre ella.
Houston tuvo su primera canción en el primer puesto de las listas de popularidad a los 22 años y luego toda una serie de canciones en primer lugar. Vendió más de 50 millones de discos tan sólo en Estados Unidos. Bobbi Kristina heredó todas las pertenencias de su madre, pero se dice que no su voz.

Brown dijo a Oprah que quería cantar, actuar y bailar como su madre, y que estaba lidiando con la situación lo mejor que podía. Tras la muerte de su madre protagonizó titulares principalmente por su consumo de drogas, pérdida de peso y peleas con su familia.

Bobbi Kristina es la única hija que Whitney Houston, fruto de su tóxica relación con el cantante de R&B Bobby Brown. Fueron una familia marcada por el abuso doméstico y el consumo de drogas.

Poco después, Nick Gordon llegó a la familia. Houston nunca lo adoptó formalmente, pero se convirtió en una especie de hermano para Bobbi Kristina.
Houston se llevó a los niños cuando buscó rehabilitarse en California en 2004, y cuando se divorció de Brown en 2007. Los chicos, que se decían “hermano mayor” y “hermanita”, revelaron su romance un mes después de la muerte de la cantante.

Más adelante, ese mismo año, la madre de Houston, Cissy y su cuñada Patricia estaban tan preocupadas de que otras personas abusaran de la fortuna de Bobbi Kristina que pidieron que un juez aplazara parte de su herencia y ella estuvo de acuerdo.
El anuncio del matrimonio de Bobbi Kristina y Nick en enero 2014 afectó a algunos miembros de la familia que se oponían a la relación por considerarlos hermanos.

Su tía Patricia Houston obtuvo una orden de restricción contra Gordon, efectiva hasta abril de 2015. “Por Dios, es increíble cómo el mundo te juzga por todo y por cualquier cosa”, tuiteó Bobbi Kristina en marzo pasado.

Para septiembre, Patricia Houston elogiaba a su sobrina: “Estoy muy orgullosa de Kissy. Los jóvenes de ahora se enfrentan a tantas cosas con los sitios de socialización y todo lo demás que se les presenta y tienen que usar todo lo que está en su poder para mantenerse a flote y mantener un buen cimiento, eso es lo que hace la familia”, dijo The Associated Press. “Tratamos de estar ahí para ella, simplemente tratamos de guiarla”.

A pesar de todo, Bobbi Kristina no dejaba de expresar su amor por su esposo. La semana pasada tuiteó: “@nickdgordon Te extraño… Tanto. Te amo más cada segundo. íAniversario!”

Esta es la última imagen que publicó Bobbi Kristina el 31 de enero en su cuenta de Instagram.