ef22891926868eb6a07a9b0c4bbe8f26 - Ideas frescas de nuevos emprendedores

Un nuevo restaurante es la sensación de la ciudad, otra galería de arte que lanza a un artista plástico o el más novedoso servicio de entregas acapara el negocio. Detrás hay una o un visionario joven que levó su idea a otro nivel. Los hay en Panamá en buena cantidad y existen varias plataformas para hacer crecer la semilla del emprendimiento.

“Todo emprendimiento empieza como una idea que se va desarrollando en tu cabeza, la comentas, lees sobre el tema y la vas madurando”, dice Ernesto Méndez,  gerente de proyectos de Sumarse.

Lo que viene después, es quién tiene las agallas para continuar y quién se queda solo con su sueño. En ese sentido, a veces los jóvenes tienen cierta ventaja, pues puede que aún no hayan adquirido compromisos, añade Méndez.

La idea inicial es una semilla muy poderosa, afirma Stephanie Lievano, arquitecta de la comunidad del Centro de Innovación de la Fundación Ciudad del Saber. “Es un momento en el que se plantea arrancar y que todo sea perfecto. Es allí donde nosotros recomendamos hacer un alto y reflexionar”.

“Los jóvenes empiezan con mucho entusiasmo, pero hay que salir al mercado y validar esa idea”, comenta Edgar Maestre, director de programas para Latinoamérica del Young Americas Business Trust de la Organización de los Estados Americanos.

36eac7646a88dfd24162e2933cb6de61 - Ideas frescas de nuevos emprendedores

Más que el sueño. El punto inicial debe estar en descubrir una oportunidad de mercado, tal vez algún servicio que creas que la gente necesita, comenta Méndez. Después de todo, el capitalismo se basa en detectar una falta de algo, suplir esa necesidad y capitalizar a partir de eso.

Para Lievano, la idea de un negocio debe cuestionar qué necesidad cubre, qué problema resuelve y si es un problema real. Esto es parte de la metodología “Lean Startup”, que lo que busca es desarrollar clientes y asegurar que hay un problema al que se le puede dar solución

Conocer si hay una necesidad real es tan sencillo como conversar con las personas desconocidas sobre su idea, qué piensan sobre esta. Así verás si es viable. “La familia y amigos siempre te apoyarán, pero quienes harán esto sostenible son aquellos que no conoces, son la gente y la comunidad que vas a mover con tu producto o servicios”, dice Lievano.

Esto lo respalda Maestre, quien señala que deben tener claro el nicho al que quieren llegar, porque con base en esto pueden elaborar su estrategia de comercialización y “buscamos que indaguen oportunidades más allá de las fronteras, en mercados con necesidades parecidas”.

Así también lo considera el ingeniero Samuel Vásquez, coordinador del Centro de Apoyo a Emprendedores y Desarrollo Empresarial de la USMA. Para él, los jóvenes emprendedores panameños no tienen una imagen global de sus productos o servicios y se quedan confinados en lo local. A través de  internet se puede llegar muy lejos.

Maestre recomienda acercar y tomar experiencia de otros emprendedores, “ellos ya pasaron por eso, recoger sus vivencias aunque estén en otro sector. La aventura empresarial es similar para todos los emprendedores”.

Antes de que inviertas todos tus ahorros para desarrollar tu idea, haces un producto mínimo viable, es decir, la forma más sencilla de aquello que quieras crear, sea una web, aplicación o incluso el plato insignia del restaurante. “Estamos hablando de usar papel, cartulinas, presentaciones, nada costoso”, añade Lievano.

c863e4d9e9efa191efbdc5ef0ca465e5 - Ideas frescas de nuevos emprendedores

Capital semilla. “El capital es la parte más difícil y debes buscar inversionistas”, dice  Méndez, y Vásquez reconoce que es la parte que a los emprendedores más les cuesta, aun cuando tienen un excelente plan de negocios.

Maestre destaca que, si bien depende del tipo del proyecto y su alcance, ahora hay más canales de financiación fuera de la banca tradicional, como fondos de ángeles inversionistas.

Lievano reconoce que el primer inversionista es uno mismo, “luego son papá y mamá”.

Ella menciona que el crowdfunding  es una manera de conseguir financiación. Así como  buscar programas en universidades y organismos locales e internacionales, pero estos buscan algo más que solo la idea, por lo que hay que estar bien informados de sus requerimientos.

Por su parte, el Centro de Innovación de Ciudad del Saber cuenta con un programa de aceleración que incluye mentorías y capital semilla. Desde allí se puede acceder a fondos de inversionistas ángeles, pero se tiene que estar preparado para sustentar la propuesta y disminuir el riesgo.

Maestre agrega que los inversionistas no solo buscan lo que dice el papel, sino quiénes además del emprendedor están detrás de esa idea, su equipo.

Fracaso=logros. “No importa en qué momento se decida emprender, al tomar las riendas también se puede fracasar y está bien”, dice Méndez.

El fracaso es una lección y aun en los más pequeños se aprende. Si pierdes un cliente, debes reflexionar por qué se fue y cómo puedes mejorar ese aspecto.

El fracaso es un signo de progreso, asegura Lievano. “Es como cuando un niño empieza a caminar, lo intenta y se cae varias veces, hasta que lo logra. Dale tiempo, suficiente experiencia y habilidad”.

Cuando hablamos de emprendedores, deben ser muy persistentes porque te van a cerrar la puerta. Ese fracaso se debe analizar, por qué ocurrió y debe estar preparado para que ocurra.

Maestre señala que un error es creer que no hay nada parecido en el mercado y aunque no exista en el país, debe evaluarse si hay en otros, y las diferencias de los competidores.

“De hecho, hay inversionistas que buscan emprendedores que hayan fracasado, porque ya aprendieron, y si se vuelven a equivocar, no va a ser el mismo error. Es importante que los jóvenes tengan esa experiencia”, apunta Maestre.

Afirma que dentro de la estrategia de negocios deberían contemplarse los riesgos y cómo manejarlos durante el proceso. Muchos emprendedores no incluyen dentro de sus planes de negocios la posibilidad de riesgos y es importante para saber mitigarlos. Así como una estrategia de crecimiento, porque el mercado puede evolucionar o llegar nuevas empresas.

5a21083513ea4c2b5031145ed8a99f25 - Ideas frescas de nuevos emprendedores

Dónde se concentran. Edgar Maestre, del Young Americas Business Trust, indica que en América Latina en general hay un considerable aumento de jóvenes emprendedores, sobre todo enfocados en el área tecnológica, especialmente en el comercio electrónico (e-commerce).

Asimismo, Samuel Vásquez, de la USMA, comenta que ha notado el interés en la creación de aplicaciones para dispositivos móviles y en el posicionamiento de marcas de ropa y accesorios.

Para Ernesto Méndez, de Sumarse, hay nuevos emprendimientos en el mundo de bienes raíces, hay oportunidades en el sector tecnológico.

Destaca que en el sector cultural ha habido una expansión, impulsada por el crecimiento económico del país y a esto se le conoce como economía naranja. La cultura se abre en el sentido de nuevas galerías de arte, teatros o negocios relacionados, que permiten a su vez dar a conocer nuevos artistas plásticos o darle un giro al trabajo de los artesanos panameños, las posibilidades son muchas.

Igualmente, se encuadra aquí la gastronomía, donde muchos jóvenes empresarios han encontrado oportunidades de negocios.

Por otro lado, Maestre y Méndez coinciden en el auge del emprendimiento social, en el que se crean negocios en beneficio de la comunidad, pero en los que hay una ganancia. Por ejemplo, si es un  alimento, que sea responsable con el ambiente y ayude a la salud de los clientes.

Además, dice Maestre, hay un crecimiento en empredimientos verdes o negocios relacionados con el cuidado del ambiente.

Por otro lado, Stephanie Lievano, del Centro de Innovación, dice que “estamos viendo un interés creciente en el delivery, tanto de comida como de mensajería o productos, enfocado a personas a las que se les dificulta salir de sus oficinas. Otra área son las comunidades de tutores de diferentes sectores que ofrecen sus servicios a través de una página web”.