Desarrollo, además de crecimiento

Especializada en conciliación y desarrollo, Isabel Saint Malo de Alvarado se estrena en la política como vicepresidenta del candidato del Partido Panameñista, Juan Carlos Varela.

90c8b729eef5121310d7bc0a387bf5df - Mujeres en la vicepresidencia

La asesora en desarrollo e implementación de  política pública Isabel Saint Malo de Alvarado asegura que nunca se lo había planteado antes, participar en la política. Cuando recibió la propuesta de acompañar, como vicepresidenta a Juan Carlos Varela por el Partido Panameñista, no le dieron mucho tiempo para pensarlo, apenas “un par de días”. Lo consultó con su familia, su esposo, sus tres hijos, sus padres.

“Lo que me plantee es ¿cómo vivo conmigo misma? ¿Con qué autoridad puedo seguir contribuyendo y haciendo recomendaciones si no estoy dispuesta a hacer el esfuerzo y meterme? Es un sentimiento de responsabilidad, de querer aportar”, explica la licenciada en relaciones internacionales, con maestría en administración de negocios, que laboró por 15 años en el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Reconoce que la toma de decisión fue “muy angustiosa”, pero  aceptó, y enseguida,  “las angustias se fueron”, y  dejó puntos claros.
“Sí le dije a Juan Carlos, ‘si yo tomo esta decisión que cambia mi vida y la vida de mi familia radicalmente, solo lo haría para tener una participación muy activa en el gobierno, no lo voy a hacer para cortar cintas’. Y su respuesta fue inmediata y contundente de que justamente él quería que yo fuera parte de esta fórmula para asegurar el proceso de cambio de gobierno y para mandar un mensaje claro de la manera en que íbamos a trabajar”, comenta de
Alvarado.

Asegura  que este “caminar” le sorprendió. “Es mucho más bonito de lo que esperaba. Es que yo no anticipaba la energía que te da la gente, no anticipaba lo que ganas como ser humano cuando conoces la realidad de tu país tan
directamente”.

Isabel Saint Malo de Alvarado, junto al candidato panameñista Juan Carlos Varela, el día de la firma de postulación en el Tribunal Electoral.

Su foco. Hace hincapié en qué “la transparencia y la lucha contra la corrupción es algo que será mi norte con toda la fuerza, y que sé que no va a ser fácil, porque  tenemos que volver a los valores como sociedad”. Explica que buscará que el gobierno de Varela “no solo se concentre, como creo que se han concentrado los últimos gobiernos, en qué cosas vamos a hacer, sino en cómo las vamos a hacer”. Reconoce que los distintos gobiernos han dejado obras, pero aclara que “el problema en Panamá no ha sido la falta de logros o la falta de obras, el problema de Panamá ha sido cómo lo hemos hecho, sin espacios de participación, dando espacio a la corrupción”.

Sostiene que es seguro que se hará cargo de algún ministerio, pero  todavía ella y Varela no lo han definido.

Recalca  la importancia de  dar espacio a los ciudadanos para emitir su opinión sobre los proyectos del Estado. “Vivimos  en la era en que es tan fácil que los ciudadanos tengan información a su alcance. Donde pones los procesos del Estado a la luz del público y accesibles a quien los quiera tener, ya solo con eso abres una ventana poderosa de participación. Por supuesto, no solo se trata de abrir la ventana para que la gente tenga información, también de tener la capacidad de escuchar, de oír lo que no quieres oír,  de que te digan no solo ‘oye qué bien lo estás haciendo’, sino ‘oye qué mal lo estás haciendo’; para que ese ‘qué mal lo estás haciendo’, te ayude a reflexionar y enrumbar el camino”.

Considera que las palabras airadas a través de las redes sociales sobre temas políticos se dan porque no existen canales válidos de participación y “la gente los va a buscar”. Por ello, resalta que la población necesita ser incorporada a las decisiones del Estado, a través, por ejemplo, de las mesas de diálogo. Aunque también destaca que debe escucharse lo que se comunica a través de los medios de comunicación y las redes sociales. “No solo es crear el espacio, es escuchar y comprometerte”.

En enero, Varela presentó a Saint Malo de Alvarado como su vicepresidenta.

 

No hay desarrollo sin la mujer. Saint Malo de Alvarado enfatiza que crecimiento no es lo mismo que desarrollo. “Crecimiento lo miden indicadores específicos, como el producto interno bruto, sencillo de medir. Desarrollo lo miden indicadores que tienen que ver con la calidad de vida, con el bienestar”. En su opinión el indicador de desarrollo más completo es el índice de desarrollo humano, realizado por el programa de desarrollo de Naciones Unidas.

“Panamá marca muy bien en crecimiento, Panamá no marca tan bien en desarrollo humano. De hecho, el índice nacional que se hace por región te deja ver que nosotros tenemos ciertas áreas con desarrollo humano muy alto, y muchas áreas con desarrollo humano muy bajo, eso te muestra esa desigualdad tan fuerte que tenemos en Panamá. Nuestro reto es seguir creciendo, pero seguir creciendo de otra manera, que ese crecimiento se traduzca en bienestar”.

Lo que no se puede lograr sin involucrar a la mitad de la población, que son las mujeres, sostiene. “Las mujeres en la política son un reflejo de la sociedad en la que vivimos, donde cada vez más las mujeres vamos teniendo más espacios. En el caso de la mujer panameña, hemos tenido un rol muy activo en el desarrollo nacional, hay más mujeres que se gradúan de las universidades, la mujer panameña trabaja, estudia, atiende su hogar, es realmente multifacética”. Destaca  que en los altos cargos de la empresa privada y entidades públicas todavía no se incluye a las mujeres, y esta es una deuda pendiente. “Creo que todavía tenemos retos por delante,  pero creo que se están dando los pasos y enhorabuena porque como una vez me decía una amiga, no podemos pretender alcanzar desarrollo si trabajamos en ese desarrollo la mitad de los ciudadanos”.

Explica que de llegar a la vicepresidencia seguirá procurando ese  balance entre familia y trabajo que buscan “todas las mujeres”.
“Voy a tratar de hacer lo mismo que he hecho toda mi vida profesional. He sido una persona trabajadora, comprometida, que hago lo que tengo que hacer, pero siempre mi familia ha sido una prioridad para mí, y siempre he buscado organizarme para atender mis compromisos profesionales y atender a mi familia. Cuando tenga que llevar a uno de mis hijos a algo importante, lo voy a llevar; y cuando tenga que ir al médico con ellos, voy a ir. Porque el mayor legado que cualquier padre o madre puede dejar es si tú haces de tus hijos buenos ciudadanos y personas felices”. Resalta que   nadie puede suplantar “a la mamá ni al papá”.

Algunos  sostienen que por ser poco conocida en lo  público y político, tal vez no logre el efecto que generalmente  se busca en un vicepresidente: sumar votos al candidato presidencial. Ante esto, asegura que siente “una acogida muy favorable de los independientes”, a quienes les gusta ver la participación de una persona que no es política, pero sí está capacitada, y también asegura que el mensaje que le dan las mujeres  “por todos lados es bien poderoso” sobre su aporte a la candidatura.

Lee las entrevistas a las candidatas a la vicepresidencia, cliqueando en los artículos:

* La mujer aporta transparencia. Saraí Blaisdell

* Una participación plena. Maribel Gordón

* ‘Seguiré apoyando la labor social’. Marta Linares de Martinelli

 

Contenido relacionado

ellas.pa exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos