Michelle Contini en una de las fosas de las nuevas esclusas. Hay 55 metros de lado a lado. La Prensa/ Jihan Rodríguez

 

En el proyecto de ampliación del Canal las mujeres también se manejan con una condición única de su género, el embarazo; y esto no limita sus labores ni capacidades.

Este es el caso de la ingeniera civil Michelle Contini, quien labora en el proyecto como parte del equipo de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), específicamente en la unidad del Tercer Juego de Esclusas.

 

Contini, de 27 años, está esperando a su primera hija y es la tercera colaboradora embarazada en su área. Esto no ha limitado sus labores, que incluyen ir al área de construcción varias veces a la semana.

 

“Estoy en la unidad de construcción y estamos 70% de oficina y 30% de campo, pero todas las semanas tengo que ir”, comenta quien ya lleva cinco meses de gestación. “Me veo muy involucrada con la preparación del concreto, movimientos de tierra y los rellenos que van detrás de las paredes de las esclusas. Ahora me toca empaparme de electromecánica, no es mi especialidad, pero eso es lo bueno, aprender cosas nuevas”.

 

Su esposo ha expresado preocupación por su trabajo, pues como él también es ingeniero sabe lo agreste que puede ser el área de trabajo, sobre todo en una obra tan grande como la ampliación.

 

ac87914af80a5341f6ff39930bd7e095 - Con casco y 'pancita' en la ampliación del Canal

 

“Le digo que no se preocupe, que tengo mis guardaespaldas”, afirma. “Mis compañeros siempre me acompañan y están pendientes de donde piso, de hecho aquí no se puede ir al campo solo, porque aun sin estar embarazada puedes tener accidentes”.

 

Contini, quien empezó a laborar en la ACP hace tres años, no siente que “estar embarazada me haya limitado de alguna manera, pero hay que tener precaución al bajar y subir escaleras”. “Aquí no creo que sea un problema, los supervisores han sido muy abiertos a nuestra condición, teniendo tres ingenieras embarazadas [en distintos momentos]. Tengo una compañera que acaba de regresar de su licencia de maternidad”.

 

Reconoce que hay pocas mujeres como trabajadoras manuales en la obra de la ampliación, pero indica que ha habido más como operarias de equipo pesado, “y el contratista [Grupo Unidos por el Canal] tiene un montón de ingenieras”.

 

Sobre esta experiencia laboral dice que “en un futuro podré decirle a mi hija que trabajé aquí y que ella estaba allí. Es invaluable”.

 

Actualmente en la ACP laboran mil 319 mujeres, que representan el 13% de los 10 mil 13 trabajadores en el Canal. Pero en la ampliación trabajan más mujeres: dos mil 48 mujeres laboran en la construcción del tercer juego de esclusas, mil 870 son contratistas y subcontratistas, y 178 son empleadas de la ACP.

 

6f1596974e16d3e7c1c3672128160055 - Con casco y 'pancita' en la ampliación del Canal