4ago EL personaje1 200x300 - Carlos Argüello, ingenio que se comparte

El teatro estaba a oscuras. Él, sentado en una esquina, en una de las últimas butacas, como cualquier otro asistente. Escuchaba el taller que ofrecía un cineasta, un colega suyo que al igual que él era un latino que se había destacado en Hollywood.

Al guatemalteco Carlos Argüello lo reconocí a lo lejos. Llevaba una boina, característica en él. Quería acercarme, pero en cuestión de segundos, cuando terminó el taller, se levantó y salió del teatro.

Era uno de los invitados especiales en el Festival Internacional de Cine de Panamá, y su agenda, como era de esperarse, estaba copada. Un par de días después logré abordarlo para esta entrevista.

Relata su vida como una aventura, con una constante sonrisa. Disfruta lo que hace, sobre todo de poder compartir sus conocimientos en cine con jóvenes latinos.
Argüello tiene una fundación y un estudio que creó después de cosechar 20 años de experiencia en Hollywood como director artístico y director de efectos visuales. En esa industria había trabajado en películas como Space Jam, Esfera, Batman y Robin, La Momia, El abogado del diablo y Armageddon.

4ago EL personaje2 - Carlos Argüello, ingenio que se comparte
Con Andrew Adamson (a la izquierda), director de ‘Las crónicas de Narnia’ y ‘Shrek’. Previamente habían trabajado juntos en películas como ‘Ángeles en el estadio’, ‘Batman y Robin’, entre otras. Argüello ha sido parte de alrededor de 50 películas.

Consciente del potencial de la juventud en Latinoamérica, creó en Guatemala un estudio donde les enseñaba a los jóvenes entusiastas de la tecnología a explotar su talento, a diseñar y crear producciones digitales.

Un par de años más tarde, en Los Ángeles, desde los estudios Universal, él se conectaba con estos jóvenes en videollamada para crear un mundo de ciencia ficción para la película Las crónicas de Riddick. Trabajaron además en otras cintas como El Aro, El Aro 2, Natividad y Las crónicas de Narnia.

En esta última conocía al director Andrew Adamson. Habían trabajado juntos en películas anteriores. Andrew le dijo que necesitaban diseñar el castillo del león para el trailer de la película. Al director le gustó lo creado por Carlos junto con los jóvenes y les pidió que elaboraran otras escenas. En 2005, Las crónicas de Narnia fue nominada al Óscar en la categoría de mejores efectos visuales.

Con la experiencia que tuvo con su estudio en Guatemala, el experto en efectos visuales ha sido invitado a dar conferencias sobre industrias creativas y cómo crear oportunidades de empleo para la región. “Los chicos latinoamericanos tienen mucho talento, mucha creatividad, y hay que enfocarlos y conectarlos con la industria para crear nuevas oportunidades de trabajo en la región”.

Ha entrenado a jóvenes en México y Colombia. La idea es que ellos produzcan contenido digital y que pueda venderse en el mundo, aprovechando también las conexiones que por 30 años ha tenido con la industria cinematográfica.

4ago EL personaje4 - Carlos Argüello, ingenio que se comparte

 

Las oportunidades. Carlos Argüello tenía 17 años cuando se mudó a Estados Unidos. Comenzó a estudiar diseño gráfico en San Francisco, cerca de Silicon Valley. Interesado en las computadoras, hizo unas prácticas en visualización científica en una división de la NASA. Era el único artista entre científicos.

Más tarde encontró un puesto en una compañía (luego de pasar por 19 entrevistas) donde después llegó a ser director creativo. Ahí hizo su primer videoclic con Michael Jackson (Black or White). Trabajó en cuatro videos con el artista como director artístico. Este sería el comienzo de toda su carrera. Esa compañía se convertiría más tarde en lo que se conoce como Dreamworks.

Para Argüello, las oportunidades a veces llegan disfrazadas. Hay que invertir mucho en lo que a uno verdaderamente le gusta. “Te podría decir de los miles de fines de semana que he perdido, o de las miles de navidades y años nuevos que no he estado en las fiestas de la familia o en las parrandas tradicionales latinas”, debido a sus compromisos con las distintas producciones.

Ha laborado en alrededor de 50 películas. Recalca que en todo lo que uno hace hay que hacerlo bien, pues no se sabe de dónde podrá venir otra oportunidad. “Siempre hay excusa porque uno no pone el 100% de lo que debe. Hay que poner el 120% en todo y dejar que el universo se encargue de ir abriendo las puertas”.

Promotor centroamericano. Así se define. Apuesta por el trabajo de toda la región unida. No escatima en compartir sus conocimientos. Ante esto, me responde que es latino de sangre y corazón, pero en los negocios y en el conocimiento es gringo. “Mientras más conozcas, más conoces, mientras más compartes, más conocimiento tienes. Esa es una idea errónea que tenemos de lugares pequeños que tienden a decir que si cuento o comparto lo que sé no me van a dar el trabajo. La verdad es que hay que crear oportunidades y la manera de hacerlo es compartiendo. No puedes crecer si no creces comunidad alrededor”.

Lo dice este latino que explotó su talento en Hollywood, a pesar de haber sido diagnosticado con dislexia severa en el colegio.