e3f4694ff60cef413a6b81b547f334cf - El dragón barbudo

Mientras los animales exóticos siguen originando controversias en cuanto a su naturaleza de “mascotas”, el dragón barbudo se ha convertido en una opción para muchos hogares que gustan de estos reptiles omnívoros con una apariencia y carácter sin duda muy particulares.

Oriundo de las regiones áridas y desérticas de Australia, la exportación desde su país de origen está absolutamente prohibida. Los que encontramos en las tiendas de animales son producto de la crianza en cautiverio, al igual que otras especies de exóticos locales, que de ser sacadas de su entorno natural provocarían serios daños y posibles peligros de extinción, además de fomentar la venta ilegal.

El dragón barbudo pertenece al género llamado pogona, y en su adultez, los machos pueden llegar a alcanzar un largo de más de medio metro.

Es fundamental conocer todos los requerimientos de este dragón antes de decidir incorporarlo a nuestras vidas, especialmente la temperatura de su terrario, que debe ser diferente en el día (33 grados celsius aproximadamente), que en la noche (cerca de los 23), y más caliente debajo de la lámpara halógena (llegando a los 40 grados).

Para certificar esto es necesario colocar un termómetro y si es posible un termostato que maneje automáticamente el hábitat.

Foto cortesía Gerardo Gandsas

También es conveniente otra lámpara tipo UV, pero no como fuente de calor, sino para otorgar una luz de radiación tipo solar que permita una correcta absorción del calcio.

Las medidas del terrario deben ser de alrededor de un metro por 60 en caso de tener un solo dragón. El piso puede ser papel sin tinta, arena en la que pueda excavar, rocas donde posarse y tomar sol, y ramas para trepar, además de decoraciones artificiales para esconderse y tener sombra.

Su alimentación se basa en insectos, manzana, papaya, espinaca, pienso para dragones e incluso comida enlatada para gatos. Ratones recién nacidos son muy apreciados en el menú de los dragones, aunque no tanto por las personas que tienen que proveerlos.

 

SOCIALIZACIÓN Y MANIPULACIÓN
La socialización y manipulación del dragón barbudo debe ser gradual para no provocarle estrés que pueda perjudicarlo.
Hay que tener en cuenta que si bien con el tiempo se logra una buena comunicación, es necesario generar confianza de manera progresiva, con paciencia, dedicación y mucho respeto por una especie que se encuentra en condiciones que distan mucho de ser su entorno natural.
El lenguaje corporal del dragón es muy particular, amplio y claro en la comunicación con sus iguales. Entre sus movimientos más llamativos podemos observar una especie de saludo que hace levantando una de sus patas como un gesto de reconocimiento, muy típico de ellos.
Agitar su llamativa cabeza también forma parte de sus rituales en el cortejo en búsqueda de hembras. La madurez sexual  la alcanzan aproximadamente al año y medio de vida.
De convivir varios dragones juntos se evidencian las posiciones jerárquicas. Posar en la roca más alta es sin duda una fuerte muestra de liderazgo.

 

 

7319fffa0bb96f3ec39e431eb6ab8613 - El dragón barbudo

ATENCIÓN VETERINARIA
La medicina preventiva también es esencial. Atenderlos con un veterinario especialista en animales exóticos es lo ideal. Problemas respiratorios, virales o bacterianos, parásitos y estrés son algunas de sus posibles afecciones. Muchas de las enfermedades son consecuencia de la mala manutención y manejo de la temperatura del terrario. Si piensa en un dragón barbudo en su hogar, antes evalúe a conciencia su real posibilidad de atenderlos como ellos lo requieren, durante sus 10 años de vida.