fa408e60954688a851098c69a77c81fb - Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico

Cada vez más escuchamos de personas que comienzan una nueva rutina de ejercicios, una dieta más  saludable o prueban clases de yoga. Que tal si, así mismo, comenzamos a ejercitar esa zona íntima que pocos notan. Si la fortalecemos por medio de ejercicios específicos podremos disfrutar de sus beneficios tanto solteros como en pareja. ¿Qué tal si todas  incentivamos la tendencia de entrenar el suelo pélvico?

Estoy segura de que muchas se apuntarían al conocer sus beneficios, y que muchas agradecerán  después haber iniciado estos ejercicios en casa. Como es usual, por flojera o por tener otras prioridades dejamos esa parte del cuerpo o mente que queremos entrenar para cuando ya está necesitando un cariñito extra y ha perdido su vitalidad.  Por eso, como dice el famoso dicho “más vale prevenir que lamentar”. Los beneficios que vienen con fortalecer tu suelo pélvico son varios; para empezar, es el músculo que usamos para controlar el flujo de orina, por lo que al hacer ejercicios que ayuden a fortalecer este músculo, nos adelantamos y prevenimos tener que usar compresas a una edad mayor, al igual que controlaremos más al reírnos y estornudar evitando que se nos escape un poco de orina. Queremos hacernos pipíde la risa, ¡pero no literalmente!

Si estás embarazada, tener un suelo pélvico fuerte y ejercitado te ayudará durante el trabajo de parto, a expandir y contraer sin mayores dificultades. A su vez, permite que la recuperación postparto sea más rápida y que sanen mejor los tejidos.

Este músculo también es el que se contrae cuando alcanzamos un orgasmo, por lo que tenerlo ejercitado y fortalecido nos permitirá tener orgasmos más intensos y duraderos. Además, en la actividad sexual podemos contraer el músculo apretando el pene o juguete sexual, logrando una estimulación que te ayudará a conseguir mayor excitación. Si tienes pareja, ¡él también te lo agradecerá!

Existen dos formas de practicar este ejercicio tan beneficioso:

1. Mediante ejercicios de Kegel, nombre que se le da en honor a su creador, el doctor Arnold Henry Kegel:

• Contrae los músculos de la vagina por 5 segundos y luego relájalos. Si no sabes cuáles son estos músculos, imagina que estas reteniendo el flujo de orina al mismo tiempo que hundes tu estómago. Repite esto 10 veces (mientras más los ejercitas, mejor).

• Contrae y relaja los músculos de tu vagina lo más rápido que puedas. Repite 10 veces.

• Por último, imagina que estás empujando y lanzando un objeto fuera de tu vagina,  aprieta hacia fuera por 5 segundos y relaja. Repite 10 veces.

28840f0eff8d1eaa8671def75bf209a5 - Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico

2. Con bolas chinas o ‘smartballs’:

Puedes conseguir una bola (para mujeres que recién dieron a luz, aquellas de edad avanzada o las que quieran comenzar de a poco) o dos (para mujeres que ya se sienten cómodas con esta práctica).

Es muy parecido a introducirte un tampón, con la diferencia de que se sugiere que uses un poco de lubricante para ayudar a que entre de manera más cómoda. Al entrar, queda con un hilo que sale para que puedas halar y sacarlo cuando desees.
Una vez adentro, no hay mucho que tengas que hacer, ellas tienen un peso determinado que al estar de pie lleva a que los músculos se contraigan para sostenerlas.

Puedes usarlas por varias horas mientras organizas tu casa o paseas al perro, la idea es que estés de pie el mayor tiempo posible, ya que sentada no trabajas el suelo pélvico con este ejercicio. Si haces esto todos los días por varias horas (de 5 a 7 horas), inicialmente por dos meses y después bajas gradualmente su frecuencia, tendrás un suelo pélvico fuerte y sano.

Los beneficios psicológicos de hacer estos ejercicios a cualquier edad son muchísimos. Ayudan en condiciones médicas como incontinencia  o durante el embarazo, cuando recién tuviste un bebé u  operación reciente, o si tienes dificultades teniendo orgasmos.

Entrenar tu suelo pélvico tiene un efecto positivo al combatir la depresión, la ansiedad, la autoestima baja, la  falta de libido y al mejorar la satisfacción sexual.  Al lograr llevar una vida sana sin problemas en esta área, lograrás sentirte mucho más en control de tu cuerpo, te sentirás fuerte y capaz, lo que a la larga te da seguridad en ti misma: una autoimagen fortalecida y positiva.