¿Cuál es la propuesta que presenta el libro? Este libro parte de una iniciativa de Mapfre hace poco más de dos años y se enmarca en un proyecto más amplio de historia general de América Latina. Su propuesta se inspira en la necesidad de actualizar nuestro conocimiento del pasado latinoamericano, de reflexionar sobre las historias nacionales de nuestros países, y de dar a conocer el nivel de su producción historiográfica y el papel que América Latina han desempeñado en el mundo durante los últimos 200 años. Esta obra contiene los hechos históricos que en esos dos siglos convirtieron a Panamá en la nación que es ahora y tiene dos componentes: uno el de la visión histórica de Panamá a través de la fotografía, y el otro es el de la historia contemporánea propiamente. Para realizarla tuve que localizar a los especialistas en sociología, economía, historia y demografía que pudieran hacer aportaciones originales a este proyecto de historia contemporánea. 

¿Qué expertos colaboraron en la obra? Rodrigo Noriega hizo el capítulo sobre nuestras relaciones con el mundo; Carlos Guevara Mann y Fernando Aparicio se ocuparon de la historia política; Yolanda Marco y Marcela Camargo redactaron el de la cultura; Marco Gandásegui y Fernando Aparicio el de la población y la sociedad; y el de la historia económica tuve el honor de compartirlo con Juan Moreno Lobón. Fue un trabajo de dos años, de mucha consulta e intercambio. 

La idea era actualizar nuestros conocimientos sobre historia de Panamá y ponerlos al alcance del público de una manera expedita y económica.

¿A qué momentos hacen referencia las fechas que delimitan el estudio? Es muy importante esto. La razón por la que se escoge 1808 es porque la historiografía internacional ha reconocido a raíz de las discusiones y los foros que se han celebrado durante el bicentenario de las independencias y de la Constitución de Cádiz, que lo que ocurrió ese año en Hispanoamérica, el movimiento independentista y lo que sucedía en España como reacción a la ocupación napoleónica y al cautiverio de Fernando VII, son fenómenos simultáneos, coincidentes, y que están estrechamente relacionados. Es una selección de fechas que no es caprichosa ni mucho menos. Se extiende hasta 2013, y desafortunadamente fue entregada antes de las elecciones, ya que nos hubiera gustado hacer referencia a la culminación de ese proceso. 

 

¿Aborda el libro el período de la dictadura militar, en vista de que en los libros de historia panameña este capítulo se pasa someramente? Por supuesto. Naturalmente que abordamos el período. Varios autores de la obra se refieren a este  y lo hacen con un análisis concreto, científico y objetivo. En este libro todos los problemas fundamentales están ventilados, aunque no se puede profundizar hasta agotar el tema  porque es una obra que tiene sus límites. 

 

Como historiador, ¿cuál es la diferencia de trabajar con los hechos de siglos pasados y aquellos de las últimas décadas? Uno como historiador puede estar interesado en los temas contemporáneos, actuales, pero normalmente ese tipo de cosas la manejan mejor y lo interpretan con mayor facilidad los politólogos, los sociólogos, más que los mismos historiadores, que preferimos cierta distancia en el tiempo para tener la suficiente perspectiva y poder analizar con la necesaria objetividad. 

 

Hace hincapié en la singularidad de nuestra historia, ¿en qué hechos podemos observar esta característica? Nuestra historia no solo es interesante por ser diversa e intensa, sobre todo si la comparamos a la de otros países del continente, sino por su temprana interconexión con el resto del mundo y por lo que ha tenido que ver con los procesos históricos mundiales. Participó de la globalización casi desde el momento en que se incorporó a la economía atlántica, algo que hizo con una vitalidad que ha perdurado hasta nuestros días. De hecho, originalmente se había planteado la de Panamá como parte de la historia de Centroamérica, y yo insistí en Mapfre para que tuviera un volumen independiente, lo que justifiqué basado en lo sumamente rica y distinta que es la historia de Panamá si la comparamos con la de otros países.

 

Perfil: Castillero Calvo es doctor en Filosofía y Letras, Sección Historia de América, por la Universidad de Madrid (1967). Ha sido catedrático en la Universidad de Panamá y profesor visitante en las universidades de Yale, Stanford y Notre Dame de Maryland. Es autor de numerosos libros y artículos, entre los que se destacan Arquitectura, Urbanismo y Sociedad, La Vivienda Colonial en Panamá (1994), Sociedad, economía y cultura material: Historia urbana de Panamá La Vieja (2006) y Cultura alimentaria y globalización, Panamá, Siglos XVI-XXI (2010) y El Descubrimiento del Pacífico y los Orígenes de la Globalización (2013). Ha dirigido y coordinado los proyectos de la Fundación Mapfre: Panamá a través de la fotografía, y Panamá Historia Contemporánea: 1808-2013.