fd62b9e83aa3967be1b8990be381051a - Aleida, todas en una

Ella, que iba llegando a los 40 pero se detuvo en seco, es la creación consentida y especial de Vladdo, el caricaturista que hace reír y pensar a los colombianos con sus dibujos en la revista Semana, sus columnas en El Tiempo y su programa televisivo NSN NoTicias. Aunque es conocido porque sus opiniones se publican desde 1986 en diarios como El País y El Espectador y en revistas de la talla de Cromos, Credencial y Diners, además de por sus al menos 12 libros y su colección de premios, esta tira cómica lo elevó a otro nivel. Sobre todo porque demostró que no le huye a su lado femenino y que aunque no nos entiende (porque ¿quién lo hace?), ha aprendido a descifrarnos.

Vladdo dio a luz a Aleida en 1997, sentado en el bar de un hotel en Ecuador, detrás de un individual. La bautizó así inspirado en el nombre de la dueña de un salón de belleza en Armenia, Colombia, ciudad que lo vio crecer.

Y así ha visto a la vida sonreírle. Ya Aleida tiene al menos cuatro libros, sin contar las agendas anuales que se corretean cada diciembre en Colombia. Tiene sitio web y también cuenta de Twitter, desde donde da rienda suelta a su mente y responde consultas de mujeres ávidas de consejos o con crisis existenciales.

El incansable Vladdo publica  sus dibujos en la revista ‘Semana’, sus columnas en el diario ‘El Tiempo’, y además tiene un programa de televisión ‘NSN NoTicias’.

Ella –de signo Géminis– nos critica, nos abraza, nos hace reír de nosotras mismas, nos consuela, nos defiende sin caer en el feminismo, nos dice nuestras cuatro verdades y se pone de nuestro lado cuando de decirles sus verdades a ellos se trata…  nos transporta a una consulta psicológica y hace de nosotros una clara radiografía. Con lo bueno, lo malo, lo feo y lo gracioso.

Hoy, entre reunión y reunión, Aleida se sienta a filosofar un rato con Ellas sobre el tema que maneja casi que a la perfección: las mujeres y sus relaciones.

Te pintas como una mujer muy templada, más práctica que sentimental, aunque se te sale lo sensible de vez en cuando. ¿Cómo te describirías?
Sensible, sin duda. Como un huevo: con la cáscara dura, pero medio la toca uno y se rompe. Como una mujer que trata de no tragar entero, pero que se entrega sin reservas.

Suena contradictorio, ¿no? 
Sí, porque así somos todas. Si no fuera contradictoria no sería mujer.

¿En qué más somos contradictorias?
¿Aparte de la vida?

¿Qué te hace sonrojarte?
Un piropo inesperado.

¿Llorar?
Las rupturas… y las distancias que se generan con un hombre que tienes al pie.

¿Y enfurecerte?
Que me crean idiota.

¿Hay que desconfiar de todo lo que dice un hombre?
Ese es un buen anticonceptivo sentimental. La desconfianza.

¿Qué opinas del Día de la Mujer?
Sería ideal no celebrarlo. Le dedican días a celebraciones que no deberían tener razón de ser, porque si no, el resto de los días del año, ¿qué? El Día del Niño debería ser todos los días, el de la Madre, el del Padre… Y el de la Mujer. Ese día se hacen reportajes de que son esclavizadas, de que ganan menos, etc., etc., etc. Y después nadie se acuerda del tema.

Al menos la mujer tiene un día… el hombre no.
El de ellos es todos los días. Sobre todo el día del macho. Ahí es donde está la cosa.

¿La sociedad es injusta con los hombres en algo o en nada?
Sí, en la medida en que a muchos no los dejan ser como quisieran. Hay hombres sensibles que quisieran llorar en público pero la sociedad los estigmatiza. Son conductas que están de antemano permitidas únicamente a las mujeres.

255bae454f3be549ec7d447be64cd434 - Aleida, todas en una

¿Te gusta la política?
Gas. No.

¿Por qué?
Tiene un alto componente de hipocresía y eso no va conmigo. No sirvo para tragarme lo que siento ni lo que pienso.

Entre las amigas mujeres se da mucho eso de la hipocresía, ¿no crees?
Tienes que escoger mejor a tus amigas. No hay peor enemigo de una mujer que otra mujer. Por eso hay que saberlas elegir.

¿Existe la verdadera amistad entre hombres y mujeres?
Sí, claro. Y no necesariamente con hombres gais. Hay hombres que se acercan sin pretensiones románticas o apetito sexual. Son escasos, pero los hay.

¿Cuándo odias tener la razón?
Cuando uno sospecha que la pareja está haciendo algo malo y se lo pregunta… y le admite que uno tiene razón. Y uno dice “jue…, hubiera preferido estar equivocada”. Uno muchas veces se prepara más para preguntar que para aceptar la respuesta.

¿Eso del sexto sentido es un mito? ¿Será exclusivo de las mujeres?
Claro, es exclusivo de las mujeres. Es una cualidad imposible de imaginar en un tipo. Los hombres son perfectamente predecibles.

¿Cómo dirías, sin miedo a generalizar, que son todos los hombres?
Ingenuos, para lo bueno y para lo malo. Dicen una mentira y creen que uno no se va a dar cuenta. O se van detrás de una vieja que es una trepadora y no se dan cuenta, pero como se la quieren comer… o van metiendo la pata y piensan que pueden manejar la situación. Y se llevan una sorpresa.

Y las mujeres, ¿cómo son?
Contradictorias e indescifrables. No tenemos un patrón de comportamiento que corresponda a la lógica. Llegan, nos dan un chocolate y decimos que ya no nos gusta, pero hace dos meses nos encantaba. O “ya no soy amiga de ella”. Tenemos primera mejor amiga, segunda, las que ya no, la mejor amiga de Panamá, la de Bogotá… Clasificamos. Los amigos de ellos son los de siempre. Y, otra, ponemos a los hombres en la disyuntiva: “tu trabajo o yo”. Ellos no tanto.

¿Cuántos años tienes? Estabas llegando a los 40 hace varios años…
Sí, iba para los 40 pero frené en seco.

La mejor y la peor edad para una mujer.
La mejor edad es la que uno tiene. La peor, la que le calculan las rivales.

408e434f7b87b7a9fe88a31a498f2d0f - Aleida, todas en una

¿Eres casada, divorciada, soltera, arrejuntada o qué? Porque sabes de todo…
Divorciada.

¿Por qué te divorciaste?
Porque el amor no debe ser un pretexto para aguantarse todo.

¿Qué le recomiendas a una amiga para que supere al personaje con el que ya se dejó?
Recordar las cosas aburridas, las que motivaron la separación. Uno tiende a acordarse de lo bueno: que si tenían buen sexo, si se iban de shopping o de viaje, pero olvida cuando la maltrataba, la relegaba y la ponía en ridículo…

¿Y si no lo ha dejado?
Entender que es mejor una buena separación que una mala relación. Pero lo más importante, darte cuenta de que vales por ti misma, que no necesitas a alguien que no te valore o respete, o que no te quiera. Es verdad el refrán de “es mejor estar sola que mal acompañada”.

¿Un clavo saca otro clavo?
A veces sí, pero a veces deja el hueco más grande que el clavo anterior. Hay que dejar que el tiempo haga su trabajo.

¿Y todo hombre se acerca cuando ve a la ex alejarse, aun cuando ya no la quiera?
Si está solo, sí. Si tiene a alguien, no. Aunque a veces igual tratan de controlar tu vida después de.

¿Todos los hombres son mentirosos?
Lo eran más antes; hoy se sinceran un poco más: a veces demasiado. A veces dicen “no quiero compromiso” y uno acepta; comete el gran error de terminar esclava de ese ‘no compromiso’. Acepta el compromiso con la esperanza de que eso cambie y eso no cambia. Uno se ilusiona y los hombres no cambian.

¿Y las mujeres sí cambian?
A veces sí, y sin ninguna explicación. Cuando ellos cambian hay una explicación detrás. Cuando nosotras cambiamos, no. Cuando una mujer empieza a hacer pilates puede ser porque vio a una actriz que hace pilates con un cuerpo espectacular. No hay un interés oculto. Cuando lo hace un hombre, lo más probable es que quiera acostarse con la instructora o con alguna compañera.

¿En qué metemos las patas las mujeres?
El principal error que cometemos muchas veces es no decir lo que tenemos que decir cuando lo debemos decir. Lo guardamos y el tipo pregunta “¿qué te pasa?” y uno dice “nada”, cuando pasa de todo. Cuando se han acumulado esas cosas y uno explica, ya el daño es irreversible o la situación es irreparable.

¿Cuántos desamores has tenido para que hables como hablas?
Poquitos, pero intensos.

¿Lo peor que te han hecho?
Menospreciarme.

¿Los desamores nos vuelven resentidas y feministas?
Ser feminista no es necesariamente un defecto. Los desamores uno tiene que asumirlos como las cicatrices. Hay cicatrices que quedan ahí, pero no te duelen ni te hacen daño. Los desamores son malos y nos vuelven resentidas cuando no los dejamos cicatrizar debidamente.

Y debidamente significa…
Insistir en saber de su vida o quién es la bruja con la que sale, buscar cómo saber de él o hablar mal de él… hay que dejarlo a un lado, dejarlo ir. Cuando piensas más en la vida de él que en la tuya.

a50cee03478c10452028ac0681d84d1a - Aleida, todas en una

Un consejo para toda mujer.
La primera condición para estar bien con alguien es estar bien contigo misma.

¿En qué deberíamos imitar a los hombres, como le preguntaron a la Miss Universo?
Los tipos son pragmáticos, no le ponen tanto misterio a ciertas cosas. Eso bien manejado, porque no se puede confundir pragmatismo con promiscuidad. No hay que ser mojigata pero tampoco estar disponible para cada tipo que quiera acostarse con una.

¿Los hombres las prefieren brutas?
Los brutos sí. Los inteligentes prefieren una con la que puedan conversar de la vida, del mundo. Y que no se limite a lo físico.

¿Es verdad eso de que a un hombre se le tiene contento con comida y sexo y ya?
Depende del hombre, pero si un tipo solo está contento con eso, no vale la pena.

Tres verdades innegables de las mujeres.
Que por lo general no desvinculamos el sexo de los sentimientos. Que tenemos el oído demasiado sensible para lo bueno y para lo malo. Y que muchas veces les echamos la culpa de las rupturas a otras mujeres en lugar de darnos cuenta de que la culpa es de nuestra pareja o de nosotras mismas. No creo en la versión de las quitamaridos: cuando entran es porque alguien les abrió un espacio.

¿Dirías que ‘el amor para siempre’ existe o que se acaba?
Yo creo que el amor eterno existe… es factible, pero no se da como especie silvestre. Hay que echarle agüita, abono, que le dé el sol.

¿Cómo quisieras ser recordada, Aleida?
Como una mujer que defiende la igualdad en la medida que no quiere que la discriminen por ser mujer, pero que tampoco le den ventajas solo por serlo, sino por lo que es, por lo que sabe. Por sus méritos y no por ser mujer.

O sea que no eres feminista de esas extremas que piensan que en el Gabinete o en el Congreso debe haber un porcentaje mínimo de mujeres.
No. Si son brutas, que metan a un tipo mejor. No es cumplir una cuota, sino escoger a los más capacitados.

En las últimas semanas se ha abierto el debate sobre si la película Cincuenta sombras de Grey denigra a la mujer o no. ¿Qué opinas?
En la intimidad cada pareja pone sus reglas. Tiene que estar muy fregada una mujer que necesite un libro de ese porte para que su sexualidad sea emocionante.

e0efb19c937aa84b24d9e861615b420d - Aleida, todas en una

Te hacen un montón de consultas por internet. Que si los detalles, que si las expectativas sexuales… ¿Recomiendas indiferencia?
Es útil, pero hay que saberla dosificar.

¿Las preocupaciones más comunes en las mujeres que te consultan?
Hay mujeres que se preocupan más por la vida de las demás que por la de ellas mismas. Pero en la pareja, a veces erróneamente, nos preocupamos más por satisfacer al otro que por satisfacernos.

¿Crees en los horóscopos?
En el de Linda Goodman, bastante.

Todas le hemos comido cuentos a un tipo, ¿no?
No solo cuento.

Y también a todas nos han comido un cuento, ¿no crees?
Sí, claro.

¿Cómo dejan las reinas de belleza al género femenino?
Por un lado, nos dejan como envidiosas por la figura que se gastan. Pero por otro lado, nos hacen sentir orgullosas por el cerebro que nosotras nos gastamos.

¿Nos dejan peor las reinas o las políticas?
Las políticas, porque las reinas no mandan. Además, los reinados han sido sobrevalorados, porque pretenden que las reinas respondan como estadistas y es un reinado de belleza, no de conocimientos. Un beauty contest… no olimpiadas de historia y matemáticas.

Por último, el hombre ideal sería…
Varonil, pero no machista; sociable, pero no gallinazo; confiado, pero no desinteresado; simple, pero no simplista; serio, pero no iracundo; calmado, pero no idiota; generoso, pero no pantallero; original, pero no llamativo; fresco, pero no frío; reservado, pero no hermético; cariñoso, pero no intenso; simpático, pero no charlatán; dulce, pero no empalagoso; idealista, pero no iluso; sencillo, pero no ordinario; curioso, pero no morboso; pilo, pero no erudito; tranquilo, pero no irresponsable… y que tenga mamá, pero no complejo de Edipo. ¿Será mucho pedir?