En el centro de rescate de anfibios hay ranas del género ‘Atelopus’, el mismo al que pertenece la rana dorada.

 

En los parajes boscosos de Gamboa se encuentran las instalaciones del Proyecto de Conservación y Rescate de Anfibios de Panamá (ARC, por sus siglas en inglés) que está ligado al Centro de Conservación de Anfibios de El Valle de Antón (Evacc, por sus siglas en inglés).

 

Allí, en siete contenedores donados por Maersk, están las instalaciones que anteriormente estuvieron en el Parque Summit y que esperan la culminación de las obras para las oficinas administrativas, un área para visitantes, laboratorio, área de cuarentena, depósitos, baños y un techo para proteger los contenedores.

 

El doctor Roberto Ibáñez, director del proyecto, explica que las ranas requieren cuidados los 365 días del año, por lo que incluso en Navidad, Año Nuevo, carnavales y otras fechas hay un personal atendiendo a los animales, que son muy útiles en la naturaleza  ues ayudan a controlar las poblaciones de mosquitos y otros insectos.

 

Actualmente, en las instalaciones de Gamboa están trabajando con ranas del género Atelopus, el mismo de la rana dorada (Atelopus zeteki), pero acá están la Atelopus limosus (negra de franjas amarillas), Atelopus certus (naranja de manchas oscuras), Atelopus glyphus (chocolate de manchas amarillas), además tienen individuos de Hyloscirtus colymba (diminuta y verde) y Craugastor sp. (chocolate oscuro). Ellos esperan conservar cerca de 10 especies de ranas.

 

822fbcfaa09ada54f18e04be4a542742 - Al rescate de las ranas

 

Por partes. En primera instancia, están los individuos que recolectan en campo, que se mantienen en cuarentena. Dice Ibáñez que para estudio y conservación se requiere colectar de la naturaleza 20 machos y 20 hembras de una especie para garantizar diversidad genética.

 

“Cuando los animales llegan, se les aplica un tratamiento preventivo contra el hongo quítrido Batrachochytrium dendrobatidis  (que está acabando con las poblaciones de ranas en su ambiente natural). El tratamiento dura 10 días y es bastante involucrado”, dice el director.

 

Las ranas deben colocarse una a una en tanques separados y bañarlas a cada una durante 10 minutos con la solución antimicótica, y después colocarlas en un tanque limpio y desinfectado. “Si traemos 50 individuos hay que hacerle eso a cada uno, todos los días, durante 10 días”.

 

Jorge Guerrel (camisa verde) y Roberto Ibañez (camisa blanca) revisan los tanques.

 

Bien atendidas. Dos de los contenedores son usados para la cría del alimento de las ranas. De esto se encargan la bióloga Nancy Fairchild y la asistente de investigación Nair Cabezón.

Ellas se encargan de la producción de grillos, cucarachas, polillas, moscas, entre otros insectos, que son el alimento de las ranas en cautiverio desde que son renacuajos.

Las moscas de la fruta, por ejemplo, son alteradas genéticamente para que no puedan volar.

 

“Una especie de tres o cuatro centímetros de tamaño requiere de cuatro grillos pequeños al día”, comenta Ibáñez.

 

6ab42d38a125f028f093605c98ed9c0a - Al rescate de las ranas

 

Las larvas de polilla de papa son el alimento para las ranas enfermas, afirma Fairchild, y las colémbolas (unos diminutos invertebrados) son para las ranas aún pequeñas, explica Cabezón.

En conservación. Una vez pasado el período de cuarentena, las ranas son colocadas en el área de conservación y reproducción.

 

Allí son colocadas en tanques o acuarios adecuados para ellas, tienen un sistema de riego que permite rociar a la rana cada cierto tiempo, pero el  agua es pasada por varios filtros para limpiarla y eliminar el cloro, pues esta sustancia la afecta. Esta parte está bajo la supervisión del biólogo Jorge Guerrel.

 

En el centro han logrado reproducir todas las especies recolectadas menos una, la Hyloscirtus colymba, que a pesar de haber intentado varios métodos no se ha logrado reproducir en cautiverio. Los investigadores trataron de reunir nuevos individuos y no encontraron más, por lo que creen que  las que están allí pueden ser las últimas de la  especie.

 

“Todas estas ranas son susceptibles al hongo y sus poblaciones declinan y en muchas ocasiones pueden desaparecer de la zona donde habitan. Como son especies endémicas, puede que desaparezcan del planeta”. Es por ello que el ARC toma importancia.

 

Nancy Fairchild y Nair Cabezón en la cría de moscas.

 

Fiesta de la rana. Este fin de semana no falte a las festividades de la rana dorada. Este sábado en El Valle de Antón se celebrará el Día de la Rana Dorada, y el domingo se desarrollará el día familiar y la exhibición Fabulosas Ranas de Panamá, en Punta Culebra, en la Calzada de Amador.

 

0716ca728ec4e872f4b4d1043aa28c9d - Al rescate de las ranas