Los tonos amarillos intensos del atardecer y la brisa de verano se deslizaban sobre la pasarela de Macrofest, levantada en el parque V Centenario. Este año, los amantes de la moda tal vez hayan sentido que las pasarelas eran menos, pues los organizadores buscaron lograr un balance que diera igual espacio a la música que a la moda, y también a la creatividad.

Si soñabas con ser diseñador, podías darte una vuelta por el rincón de Moisés Sandoya, donde máquinas de coser esperaban a todo aquel que quisiera sentarse, y en otra mesa podías detenerte a coser canutillos y lentejuelas, y así ayudar a Sandoya a construir un vestido.

Bajo el Arco Chato se desplegaba la moda de los creadores en formación de la Universidad de Panamá, con una propuesta cargada de estampados en tonos muy tropicales, algunos en estilo grafiti. Mientras los estudiantes de Ganexa dejaban su sabor de color en la pasarela frente al mar.

Desfile de estudiantes de la Universidad de Panamá.

Pasarela de estudiantes de Ganexa.

Los sombreros y los pantalones palazzo fueron la propuesta veraniega de los panameños, con una carga de colores vivos tanto en estampados -como aquellos de inspiración indígena de Annie Chajin – como en colores sólidos, en las combinaciones de Greta Bayo. “Mucho color”, es como describieron algunos las tendencias que veían. Aun así, no podían faltar el blanco y negro, que reinan la moda por estos días, y que se vieron desde en los diseños de los estudiantes hasta en la pasarela de Anna Francesca Blasser, con una propuesta oscura del verano, combinada con transparencias, tutús y lunares en colores.

La pasarela además se convirtió en el trampolín de lanzamiento para chicas que modelaban por primera vez y otras que forman parte del top 20 de nuevos rostros de Physical, lo que, aparte de sus gestos espontáneos, dio un toque refrescante a los desfiles.

 Diseño de Anna Francesca Blasser.

Una de las paradas más interesantes del evento fue su mercado de creatividad, donde había desde esculturas hasta terrariums y accesorios hechos de tela y látex, y cupcakes sin azúcar. Una paleta de opciones creativas que reunió a turistas y locales, sobre todo personas del mundo del arte, el diseño gráfico, la música, y la moda, por supuesto.

La música compartió protagonismo con la moda en Macrofest.

e01b4d1e1b72f34956e0e0d7155c085c - Veranillo de moda