Opciones de vestimentas coloridas presentadas en el Fashion Week de Nueva York. En la imagen, pasarela de Carolina Herrera.

En algunos países la llegada del verano es sinónimo de sacar a la luz las prendas más coloridas del guardarropa, y aunque en Panamá tenemos sol la mayor parte del año, la mujer, por el riesgo de que no le sienten bien, evita comprar prendas con colores o estampados muy llamativos.

El truco para usar estas prendas sin temor a equivocarse es conocer muy bien el tono de la piel y qué colores le favorecen. También estar consciente de la ocasión para la cual se elige la ropa.

La diseñadora Annie Chajin comenta que de día “uno puede ponerse un color fucsia con un pantalón jeans y de noche se puede combinar con un short negro”.

 

Vestido de Roberto Cavalli. Un vestido como este en color base blanco y estampados coloridos puede ser usado por todo tipo de pieles. A la derecha, vestido de Annie Chajin. Fotos: La Prensa/Jihan Rodríguez

A las mujeres de tez blanca y cabello marrón les sientan muy bien el  fucsia y el azul real. También se le añaden a estas prendas complementos en tonos tierra. Traje azul de Lela Rose.

Según tu estación. De acuerdo al tono de piel y cabello hay una gama  de colores por la cual te puedes guiar a la hora de buscar los tonos más favorecedores. La diseñadora Paola Argüello explica que “existe una carta de colores precisa para cada tipo de mujer”.

Para encontrarlos, existen aplicaciones y páginas como Color me beautiful, que para el diseñador colonense Guillermo Jackson son una forma fácil de guiarse “ yo las recomiendo a la gente”, ya que clasifican de acuerdo con las características de la persona en cuatro grupos: primavera, verano, otoño e invierno.

Si lo que desean es verse menos pálidas, las pieles claras pueden utilizar colores fuertes contrastándolos con otros más oscuros. “Últimamente he combinado el rosado con contraste de azul” aclara la diseñadora Chajin. Si por el contrario se desea enfatizar el color, la mejor opción es utilizar colores como azul real o fucsia.

Amy Adams también es arriesgada al elegir los colores de su ropa. A ella no le molesta enfatizar la palidez de su piel con este vestido color ‘tangerine tango’.

En las pieles oscuras o cálidas lo ideal es optar por los dorados y blancos, o como aconseja Jackson, “un color que contraste con la piel”. También es preferible evitar los tonos fuertes de morado, azul y  café.

Inspírate en el folclore. La actriz Lupita Nyong’o y la presidenta de la República Centroafricana, Catherine Samba-Panza, añaden mucho color a su guardarropa, esto debido a que en sus culturas el color está muy presente en sus prendas tradicionales.

Panamá no se queda atrás, desde las elaboradas molas gunas hasta los más sencillos  vestidos congos, podemos encontrar muchos colores fuertes en las vestimentas típicas de nuestro país.

Lupita Nyong’o es experta eligiendo colores vivos que resaltan el tono de su piel.

Catherine Samba-Panza lleva vestidos con ‘prints’ alusivos a su cultura.

En la oficina. Otra forma de añadirle color al atuendo es colocar accesorios a las prendas de colores neutros. Esto también te permitirá utilizar colores vivos para ir al trabajo haciendo ver diferente un clásico conjunto sastre.
Argüello aconseja complementar los atuendos  neutros con “un toquecito discreto de color”; estos pueden ir en la cartera, zapatos, el cinturón o los accesorios.

Chajin también añade que “todo es versátil, depende de cómo uno lo combina y con qué accesorios”. Pero no aconseja utilizar accesorios llamativos si la prenda ya es muy colorida. “Si ya estás muy enchecherada, ¿por qué te vas a enchecherar más?”.

Para ir al trabajo, una blusa fucsia combinada con un conjunto sastre es otra opción para agregarle color a tu vestimenta. Para añadirle color al guardarropa puedes buscar inspiración en el folclore. Blusa de Guillermo Jackson y pantalón ‘palazzo’ de Paola Argüello. Fotos: La Prensa/Jihan Rodríguez

Desfile de Custo Barcelona en Fashion Week de Nueva York.