Las rayas blanco y negro se deslizan de temporada a temporada, y se rehúsan a dejar la escena de la moda justo en primavera.

Rayadas tendencias de la primavera: Líneas horizontales como January Jones (Izq.) y blanco y negro salpicados de color como Kiernan Shipka.

Su toque de elegancia y la capacidad de aportar volumen o estilizar, según su dirección o grosor, las hacen multifacéticas en la vida de toda mujer, capaces de acompañar en lo  casual -como le gusta a la duquesa de Cambridge – y en las alfombras rojas.

Efecto de una gruesa línea vertical. Beth Behrs y Elisabeth Rohm.

La primavera las  fuerza  a cambiar a otros tonos neutros, y se salpican de color o insinúan texturas (como si estuvieran rayadas por lápiz, tocadas por un pincel o tejidas en la tela).

Lupita Nyong'o

Ráfaga de color sobre las rayas

Es primavera en el norte, y aquí arde todavía el sol de verano. Así que la neutra combinación de blanco y negro se vigoriza con chispazos de color, como en el vestido de Kiernan Shipka, o combinando rayas con estampados más intricados, como en los atuendos de Jennifer Connelly y Sophie Turner.

Rayas y estampados. Julianne Moore y Sophie Turner

Pero, además, la raya puede no ser tan literal, sino apenas una insinuación de línea  como en el caso de Elisabeth Rohm y  Julianne Moore.