American Hustle se llevó ayer el premio mayor, y también hizo su impacto sobre la alfombra roja. La película inspirada en los años 70, que se alzó con la estatuilla a mejor película en la entrega de los Globos de Oro, provocó los escotes frontales en el ajuar de las actrices, sobre todo en dos de las más sonadas de la noche: Amy Adams y Sandra Bullock.

Los grises, algunos metálicos, el blanco con negro y el azul oscuro se pavonearon a la entrada del hotel Beverly Hilton, pero aunque sin duda son tendencia, también desfilaron trajes en colores vibrantes como el fucsia de Taylor Swift y el amarillo de Lena Dunham.

Las embarazadas couture fueron de lo romántico, con las flores de Drew Barrymore, y la elegancia neutra de Kerry Washington y Elsa Pataky, a la sensualidad en lentejuelas de Olivia Wilde.