10nov mascotas01 1024x648 - Los trastornos del gato obeso

 

Pensé que era percepción mía ver actualmente mayor cantidad de gatos obesos, pero cuando busqué estadísticas, las cifras lo confirmaron. Se calcula que el 40% de la población felina con hogar padece de obesidad, en su mayoría animales sin raza definida y a partir de los cinco años aproximadamente.

Imaginen lo que significará el sobrepeso para una especie que se caracteriza por su agilidad, destreza y perfección de movimientos.
Una alimentación inapropiada, ya sea por edad, tipo o cantidad, el sedentarismo y la falta de funcionalidad, son factores que pueden conducir a la obesidad. Difícilmente vemos este problema en los gatos que tienen que buscar el sustento diario en las calles, deambulando permanentemente y utilizando su energía para cazar y conseguir comida.

La doctora Ivone Gamarra explica que la obesidad es un gran factor de riesgo que puede derivar en diabetes y procesos degenerativos articulares. Cita además que la esterilización y los cambios que produce pueden contribuir al sobrepeso, al igual que el hipotiroidismo, aunque es poco frecuente en esta especie.
Ya sabemos algunas de las posibles causas e inconvenientes que pueden traer esos kilitos de más. ¿Qué podemos hacer para ayudarlos a adelgazar?

 

10nov mascotas02  - Los trastornos del gato obeso

La doctora Tatiana Cabrera comenta que una vez descartada la obesidad por desajustes hormonales, lo recomendable es una dieta sin o con pocos granos. Si se animan a cocinar, comida casera con poca grasa y mayor cantidad de proteínas como atún, salmón o pollo, puede ser efectivas. Hidratar el pienso seco con agua tibia también es beneficioso, ya que además de hincharse y saciar el hambre con menor cantidad de alimento, su textura se asimila a la comida fresca.

En cuanto al ejercicio físico, sin dudas ayudará en muchos sentidos, pero igual que sucede en los humanos, hay que formar un hábito diario para que funcione. Jugar con el gato de manera gradual, con plumas, pelotas o punteros láser, aportará en el tratamiento global, además de divertirse y serle beneficioso psicológicamente. Lo importante es ser consecuente, ya que los resultados no se verán en un día. Los gatos también pueden caminar con pechera si se les acostumbra. Esta práctica será una forma más de ayudarlos a moverse y quemar calorías.

 

10nov mascotas03 1024x853 - Los trastornos del gato obeso

OTROS PROBLEMAS LIGADOS A LA OBESIDAD

El gato es un obsesivo de la limpieza y su higiene corporal, para esto utiliza su áspera lengua y se acicala metódica y prolijamente de punta a punta su cuerpo. La obesidad le impide poder llegar a las áreas donde normalmente lo haría, y esto repercute en su salud a nivel de piel, pelo y control de ectoparásitos. Además de hacerlo para mantenerse aseado, esta especie se acicala como terapia para el estrés. De hecho, una de mis gatas, ante cualquier situación de incomodidad, automáticamente comienza a lamerse como autoterapia e incluso para evadir una situación que no puede afrontar.

LOS EFECTOS DE LA CASTRACIÓN

La doctora Sabrina Chen, con maestría en Fisiología Endocrina, explica que la disminución de la concentración de hormonas gonadales producidas por esta cirugía disminuye el marcaje y la actividad física, lo que puede traer como consecuencia el aumento de peso, además de producción y mantenimiento del tejido adiposo por inducir a una cantidad mayor de prolactina. Si bien la castración produce cambios en varios aspectos, no es motivo para dejar de hacerla, ya que sus beneficios son múltiples a nivel de salud y control de sobrepoblación. Manejando correctamente la dieta y el ejercicio se pueden controlar perfectamente los efectos secundarios. Mis gatos siempre fueron castrados y ninguno de ellos desarrolló obesidad. Siempre, ante cualquier duda, consulte a su médico veterinario.