7682524be70b04d44bd44b87ea2db2dc - Los perros mal portados

Los parámetros de la gente para elegir un compañero canino son diversos, y entre ellos es frecuente escuchar frases como “quiero uno que se porte bien”, “que no rompa cosas”, “que no ladre demasiado”, etc. A veces cuesta entender que los perros son seres con necesidades propias de su especie, genética e individuo. Poseen estructuras psicológicas particulares y no vienen programados solo para complacernos sin ocasionarnos problemas y responsabilidades.

Generalmente, las expectativas que se depositan en el nuevo miembro de la familia son bastante irreales. Sea cual fuese el origen del animal, de raza o no, ninguno puede comprender sin que se le enseñe lo que se pretende de ellos.

Aunque algunos inicialmente son menos problemáticos en la convivencia que otros, dependiendo de su herencia o experiencias anteriores, todos necesitan aprender las normas básicas en el nuevo entorno.

Encontrando la motivación adecuada y la técnica correcta a cualquier edad esto es factible.

En el caso de los cachorros, lo hacen desde el seno de su madre y con sus hermanos, en una etapa crucial para su salud mental futura. Luego, nos toca a nosotros continuar esta tarea, condicionándolos a los buenos hábitos en la educación, además de comandos verbales y gestuales. Esto es lo que se conoce como adiestramiento.

Todas las familias, aunque tal vez no conscientemente, adiestran a sus perros con estructuras que repiten día a día. Ellos solo son el reflejo de cómo nosotros nos manejamos y comprender esto es el primer paso para no adjudicarle al animal problemas que no tiene.

Al igual que sucede entre las personas, hay perros más o menos compatibles con nuestro carácter y estilo de vida. Esto ellos no lo saben. Por eso es su responsabilidad investigar sobre las distintas razas y preguntar a los rescatistas en el caso de adopciones.

El éxito de la relación perro-persona, excepto raras excepciones, siempre depende del humano.

Me ha tocado ver muchos perros regalados por mala conducta y al poco tiempo un nuevo animal vuelve a ser víctima de la misma historia.

1862ea6fb2b9e07ad14a16dc644d866f - Los perros mal portados

LOS MECANISMOS DEL APRENDIZAJE

El perro es premiado con comida, caricias o juegos ante una acción correcta, e ignorado o corregido cuando no hace lo esperado. El mensaje debe ser muy claro y repetirse tantas veces hasta formar un condicionamiento. El tiempo entre el premio o la corrección y la acción debe ser inmediato, para que la asociación se cree. Siempre se deberán utilizar las mismas palabras y lenguaje corporal para cada comando. La familia entera tiene que seguir esta norma para no crear dobles mensajes que confundan al animal.

Analice las situaciones bajo la visión canina para transmitir lo adecuado. Si cuando viene visita el perro salta y lo festeja mientras lo hace, si ladra al ponerle la correa y usted lo saca a pasear en este estado, etc., solo estará consintiendo estas acciones, reforzando las conductas en cada repetición.

LA CAPACIDAD DE ENSEÑAR

No todas las personas pueden ser buenos docentes para sus perros, pero comprendiendo su especie y cómo funcionan, por lo menos podrán hacer más fácil el trabajo de los profesionales a los que tendrán que acudir. Cuando llame a un adiestrador, no se quede con dudas. Maneje a su perro frente a él y haga que corrija sus errores. No olvide que su lenguaje corporal y energía influirán de una manera definitoria en que el perro obedezca o no. Si cuando termina el aprendizaje no se siguen ejecutando los ejercicios debidamente, el animal desaprenderá de la misma forma en que aprendió.