40357f781f22f981371642e2bb05a0e2 - Vivian Maier: la niñera fotógrafa

El halo de misterio que rodea a la figura de Vivian Maier nace de su obsesión por ocultar al mundo su trabajo. De 1950 a 1990 llegó a sacar más de 150 mil fotografías en Nueva York y Chicago, sin enseñarlas jamás, sin pensar nunca en exponerlas y sin contar con el dinero suficiente como para revelar los negativos.  Murió con 83 años, sola, en la miseria absoluta y sin haber visto una exposición suya.

“No le interesaba el reconocimiento de su obra o mostrar su trabajo. Era una mujer muy misteriosa”, señala Valentina Notarberardino, responsable de prensa de la retrospectiva fotográfica que se podrá ver en el centro de Roma hasta el 18 de junio. La exposición incluye 120 fotografías en blanco y negro tomadas entre 1950 y 1970, una selección de imágenes a color sacadas en los años 1970 y algunas grabaciones en formato Super 8.

Si sabemos algo de esta enigmática fotógrafa es gracias a John Maloof, un exagente inmobiliario estadounidense que encontró por casualidad sus fotografías y que hoy es su principal coleccionista.

22e97bfd464d8a8fd7241800fc6d1f99 - Vivian Maier: la niñera fotógrafa

Ella era una coleccionista nata. Acumulaba con apabullante facilidad recortes de periódico, folletos con recetas, boletas, recibos y sus rollos de fotos sin revelar en cajas minuciosamente ordenadas. Su cochambroso y minúsculo apartamento le obligaba periódicamente a trasladar esas cajas hasta los depósitos de la ciudad, que finalmente acababa perdiendo por no pagar el alquiler.

Con poco más de 350 dólares, Maloof se hizo con una de esas viejas cajas en una subasta en 2007. Cuando descubrió sus fotografías,  quedó maravillado. En octubre de 2008 creó un link en Flickr e Instagram y el efecto de propagación fue inmediato. El mundo se rindió a los pies de Maier, hoy considerada una de las mayores fotógrafas del siglo XX que brilla a la altura de Diane Arbus o Robert Frank.  Su historia fue llevada a la gran pantalla con el documental  Buscando a Vivian Maier , nominado al Óscar en 2015. Se ha convertido en un fenómeno viral y mediático, en plena era del culto a la imagen. Pero su carácter introspectivo hubiera sido incompatible con el éxito.

PIONERA DEL SELFI

02a35dd7a5dab0902258dbe18422d23e - Vivian Maier: la niñera fotógrafa

La fotógrafa, que siempre trabajaba en la calle con la vida en ebullición, es también autora de numerosos autorretratos. Tantos, que algún experto la ha catalogado como la pionera del selfi. Para su realización, Maier experimentaba con los juegos de luz, los reflejos en el espejo, los escaparates de las tiendas o la proyección de su sombra en el suelo. “Ella misma es un tema de análisis e imaginación. Ir por la calle le daba la oportunidad de expresarse al toparse con su reflejo”, indica la jefa de prensa de la muestra de fotografía.

Discreta y silenciosa, se sentía atraída por los pequeños detalles y las imperfecciones de la vida cotidiana que le pasaban por delante. “A veces tenía una mirada cruel; quería sacar con humor imágenes ásperas de la vida urbana y dorada del  Estados Unidos de la posguerra”, relata Notarberardino. Miraba a su objetivo de frente, pero sacaba la foto a hurtadillas. De hecho, la mayor parte de sus fotografías fueron tomadas con la cámara colgada sobre su estómago sin cambiar el enfoque.

0ac3119acce1a6f4b22f34e8d894da7c - Vivian Maier: la niñera fotógrafa

Maier disparaba compulsivamente con su cámara de fotos alemana Rolleiflex, comprada con el dinero que sacó de la venta de un terreno. Su verdadero oficio de niñera para familias ricas de Nueva York o Chicago solo le dejaba libres los domingos y días feriados. Cualquier detalle nimio, que atisbaba con atención parapetada tras la lente, era digno de ser fotografiado: retratos de señoras bien vestidas con estolas de piel, niños en medio de una pataleta, las manos entrelazadas de una pareja, borrachos sin morada que dormían tras los excesos… “Es un caso rarísimo porque todo lo que sabemos de ella no es a través de lo que ha hecho o ha escrito, sino a través de lo que ha visto”, apunta Notarberardino.

Fue una cronista de la costumbre en las calles de Nueva York y Chicago y, para disfrute de sus seguidores, aún atesora múltiples secretos. Todavía quedan por revelar más de 2 mil  carretes que al ser tan antiguos requieren un tratamiento químico especial.