26abril el sombrita - Solo vine a robar una pluma

Estoy en una oficina completando unos trámites y necesito llenar unos documentos. No tengo pluma conmigo y la señora frente a mí, en la ventanilla, me presta una. Seguro todo el mundo se la pide.

Me hago a un lado para escribir. Alcanzo a notar que el sencillo bolígrafo, ¿Bic, Papermate?, tiene una etiqueta pegada con cinta adhesiva. ¿Será el nombre de su dueña? Debe estar harta de que le lleven las plumas.

Me tengo que concentrar y llenar este papeleo rápido, no quiero ser tan desconsiderada. Seguro alguien más quiere que le presten esta pluma.

¡Uy!, pero son dos páginas. Preguntan tanta cosa que me desespero. Primer y segundo nombre, persona a la que llamar en caso de una desgracia, digo emergencia, alergias, ¿teléfono de residencia?, ¿apartado postal?, ¿apellido de casada? Este formulario es del año de la pera.

Termino y entrego los documentos en la ventanilla y salgo corriendo. Voy a aprovechar que estoy aquí para averiguar otro trámite.

Miro mi cartera y, ¡ay no!, tengo la pluma conmigo. La miro bien, aquí hay más luz, y dice clarito: “¡No robarás! Versículo…”. ¡Susto!

Siento que tengo el cuerpo del delito en las manos. Tengo que devolver esto. Creo que este es el mensaje más efectivo para evitar que se pierdan las plumas. Le gana al mensaje que usaba una colega en sus plumas.

Un día me prestó un bolígrafo y me sorprendió que en él se leía el nombre del presidente del diario donde ella trabajaba. La miré y me confesó, con picardía, que esa era la pluma que más tiempo le había durado. Cuando la gente leía ese nombre a veces ni querían tomarla.

Y eso que era obvio que esa pluma de 25 centavos no era de ese señor, y no porque fuera de ese precio, sino porque estoy segura de que no la rotularía usando masking tape.

Creo que las plumas tienen alma libre y les gusta andar de mano en mano o de cartera en cartera. Están en su derecho. Apoyo la libertad de las plumas. Por si las moscas, solo presto las que no me duele perder.

 

ellas.pa exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos