7e52d557c4f9d1610f8bf6cc0f983fbc - Reto: pagar la tasa de aseo

Cuando lo vi no podía creerlo: estaba vacía la caja de pagar el agua, la luz, el cable, etc… en el supermercado. Me sentí como si encontrara un billete de 5 dólares olvidado en un bolsillo.

Corrí, antes de que alguien se me adelantara. En la ciudad de Panamá la tasa de aseo o recolección de basura se cobra en el mismo recibo del agua o del Instituto de Acueductos y Alcantarillados (Idaan). Curiosamente, el agua se puede pagar por banca en línea, pero la tasa de aseo no.
Por esa razón en mi factura se leía servicio de agua: ¡menos 17 dólares! Tasa de aseo: 10 dólares y sencillo.

La señora tomó con amabilidad mi recibo mientras yo le explicaba:
—Solo quiero pagar el aseo.

— Mmm… ¿solo el aseo? Levantó una ceja.
¡Oh no! Aquí viene el problema, pensé. Nunca nada es perfecto.

No puede pagar solo el aseo, tiene que pagar los dos servicios.

— Bueno, pero es que del agua, como puede ver, no debo nada. Es más: tengo saldo a favor.

— Sí, pero no puedo cobrarle solo el aseo.

— Bueno, haga como que si me cobra los dos, le supliqué, por favor, por favor.

— Si hago eso todo el dinero se irá al Idaan.

Toda la felicidad se me fue a las medias.

Me sentí molesta. No podía ser que en la era de los drones, los metadatos y las impresoras 3D  estemos con un sistema de pago propio de Piedradura y Los Picapiedra.
Estaba enojada porque tendría que ir a la agencia del Idaan, en vía Brasil, para pagar. La última vez que fui les pregunté si podía pagar un año de tasa de aseo, para librarme de este zaperoco unos meses y me dijeron que no se podía.

Y humo me salía de las orejas porque la Autoridad de Aseo tiene una morosidad de 65 millones de dólares, sin embargo, no facilitan el pago. 
El día que fui a la agencia me encontré con funcionarios que portaban carteles de: “No a la privatización del Idaan”. Oigan, tampoco quiero que privaticen la institución, pero así no podemos seguir.