9c3e290cd40dccebe3de6763eae55651 - Manual para ser buena gente

Después del éxito arrollador de mi Manual para espantar clientes, sigo en la búsqueda de temas para un libro.

Me doy cuenta de que los panameños siempre queremos ser buena gente. No nos gusta meternos en líos. No quedamos con el conflicto. Nos mordemos la lengua y nos aguantamos. He allí la raíz de muchos problemas.

Yo contra eso no puedo hacer nada. Me limito a complacer a las masas con este nuevo instructivo: Manual para ser buena gente.

1. Cuando el mesero, después de media hora, le traiga sopa de pollo fría, pero usted pidió de mariscos. Dígale: “no importa, déjelo así”. Y cómasela.

2. Si sus compañeros del trabajo de grupo de la maestría no encontraron tiempo para reunirse o investigar, y ni siquiera dieron un real para imprimir el trabajo, no se complique. Póngalos de todos modos en la hoja de presentación para que se ganen la nota.

3. Si en su oficina, cada vez que contratan a un nuevo lo buscan a usted para enseñarle, pero a ese le pagan más y a usted no le aumentan después de ocho años, pues ni modo. ¿Para qué va a a quejarse? Menos pedir aumento. Ni sueñe. Capaz, mañana lo ascienden a jefe. Al nuevo, no a usted.

4. Si sus hijos le piden ayuda para pagar la leche, los cursos, la escuela de sus nietos, y usted dice sí a todo, y un buen día le anuncian que van a tener mellizos. No les diga lo que en verdad piensa: ¡tienen que ponerse serios y hacerse cargo de sus hijos! ¿Para qué? Los angelitos no tienen la culpa. 

5. Si el vecino insiste en usar su estacionamiento —sí, el suyo— para que aparquen allí sus amigos, salúdelo como si nada. Usted evite el pereque. Nada de pelear. Algún día él solito caerá en la cuenta de que está abusando. Mientras, usted aguante callado.

6. En la próxima campaña electoral, cuando aparezca por su casa a pedirle de nuevo el voto el diputado que robó, vagabundeó y mancilló el cargo, dele otro chance. Mejor malo conocido que bueno por conocer. ¿Sí o no?

Este manual lleva un descargo: no me hago responsable por la pérdida de dignidad, autovalía y sentimientos de impotencia que seguir estas recomendaciones le pueda provocar. Siga complaciendo a todo el mundo.