cdf7c28bb409e7cb5c823825b6f6aefd - Los $5 de la vergüenza

Tres mujeres se encontraron en un salón de belleza. Hablaron de todo. Eso incluyó el tema de hombres que dejan a las mujeres tiradas en la calle.

Tal como lo leen. Una pareja sale a pasear, bailar, fiestar,  y en un giro inesperado Sutano se enoja o se pasa de tragos o se pone celoso y se va en el carro. Deja a la mujer allí. ¿Qué pasa si ella no carga un dólar encima?

Estas señoras, de entre 20 y 50 años de edad,  lo contaban tan a la ligera como si fuera algo que le pasa a todas. Una de ellas dijo: “por eso siempre cargo los 5 dólares de la vergüenza. Así tengo cómo regresar a casa”.

Hace unos meses, José Canto en la sección  Finanzas Personales de esta revista recomendó a las mujeres llevar por lo menos 20 dólares en la cartera al salir en una cita. De esa manera si algo sale mal o ellas quieren marcharse por su cuenta, pueden hacerlo.

Uno pensaría que las chicas de hoy llegan a la cita en su carro o en su Uber, pero hay muchas que no. 
Tuve la gran dicha —beso los pies de mi mamá por ello— de crecer con la idea de que una mujer tiene que saber defenderse, eso incluye económicamente. Las tantas experiencias de conocidas y amigas me reafirman que mi mamá estaba en lo cierto. 

En todos los aspectos de la vida una debe tener su plan B . ¿Qué pasa si mañana no estás más en pareja? Si eso significa, además de un corazón roto, un bolsillo quebrado, entonces hay que moverse ya: estudiar, prepararse, ver qué podría hacer para ser financieramente independiente.

También es necesario tener un plan B en lo profesional. ¿Qué pasa si un día no me necesitan en la empresa donde estoy? Antes de eso habría que estar siempre con la orejita parada, avistando nuevas oportunidades.

Incluso cuando tienes tu negocio propio no puedes depender de un solo cliente. ¿Y si ese mañana quiebra?  Necesitas poner huevos en diferentes canastas.

Las invito a mirar sus vidas. ¿Tienen apuñalados los 5 dólares de la vergüenza?  Sí. ¿Tienen un plan B en lo profesional? Pues corran a hacerlo.

Y volviendo al primer tema, desháganse de todos esos desalmados. Si son capaces de dejar a una mujer en la calle sin pasaje, ¿quién nos dice que no saldrán huyendo ante cualquier encrucijada de la vida?