cd9e397648b672402b69d988c0e4c724 - ‘Déjame ponerme los ojos’

A veces mi compañera de al lado entra a la oficina diciendo: “no me mires, no me mires, deja que me ponga mis ojos”. Deja la cartera en su puesto, no sin antes sacar la bolsita de maquillaje, y corre al baño. Diez minutos después vuelve con los ojos… ¡qué ojos! Los trae sombreados, delineados, con pestañas largas. Me sonríe y se sienta a trabajar.

No nacimos con maquillaje, sin embargo, para algunas es como una segunda piel. Si desde chiquitas estamos viendo cómo nos hacemos con el pintalabios de mamá.

En un salón de belleza conocí a una enfermera que usaba un labial rojo encendido; se hacía tinte. La que estaba al lado haciéndose blower le dijo que no se atrevería a usar un color como ese. La enfermera le respondió que al principio a ella tampoco le gustaba, pero que ahora se veía obligada a usarlo porque cuando no se lo pone la gente le pregunta ¿estás enferma?

Ustedes, como yo, seguro conocen a alguna mujer que se maquilla tanto, pero tanto, que el día que la vieron sin todo aquello en la cara le pasaron al lado sin reconocerla.

Hay muchos hombres que sobre este tipo de mujeres opinan: “qué va, a mí me gusta la mujer al natural”. Permitan que me ría de manera sangrona. Las mujeres que parecen guapas, al natural, generalmente tienen prebase, base, corrector de ojeras, polvo, sombras y definitivamente tienen máscara. Y eso incluye a las celebridades, que suelen decir: “yo no me maquillo los domingos”. ¡Vamos a creerles!

Es cierto que hay mujeres que no se maquillan. Tengo una gran amiga que no se pone nada, pero nada. Un día en la inauguración de una tienda se ganó un bono de 300 dólares en productos Elizabeth Arden. Debieron ver la cara de asombro de las otras mujeres  que estaban allí, con sus largas pestañas y sus boquitas pintadas. 

Me alegro de vivir en una época en que  una mujer puede elegir no maquillarse, y eso no significa que es poco femenina. También puede adorar los cosméticos mientras  ocupa un alto cargo, ¿quién dijo que una mujer arreglada no es seria e inteligente? 

Yo estoy en la zona gris. Salgo de la casa maquillada pero siempre olvido retocarme. Hay días en que no quiero ponerme nada —¡oh, sí, al igual que las celebridades!— y otros  en que el mostrador de maquillaje se me antoja como  uno de golosinas. Allí tengo una sombra mostaza iridiscente con la que me encapriché y ahora no sé cómo usarla.

 

Ellas.pa
contenido único para ti.

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos