28jul finanzas 1024 - Prestar dinero a un familiar

Hacer un préstamo a familiares o amigos no siempre es una decisión fácil ni conveniente. Cuando alguien cercano te pide dinero prestado, pregúntate por qué te lo piden a ti y no a alguien más.
Es probable que imaginen que tú tienes dinero de sobra, que tienes un salario de ensueño, que no tienes deudas o compromisos, porque tus bienes reflejan tu riqueza.

Hay diferentes formas de ofrecer apoyo financiero a amigos o familiares: entregar dinero en efectivo, servir de codeudor, avalar con bienes personales un préstamo, empeñar bienes o venderlos para  ayudar a amigos o familiares.
Cuando se mezclan familia, amistad y finanzas muchas veces hay conflictos.
No todos los préstamos a familia y amigos terminan en desastre, pero el riesgo es muy grande.

Antes de prestarle dinero a un amigo o familiar, es importante que tome en cuenta las siguientes sugerencias.

1. Analiza las opciones. ¿Existen otras formas en que puedas ayudarle? En ocasiones un buen consejo, una asesoría oportuna y eficaz pueden ser de más valor.

2. ¿Puedes prestar dinero a sabiendas de que existe la posibilidad de que jamás lo vuelvas a ver? Asegúrate de no poner en riesgo tu propio bienestar financiero.

3. Conversen. Definan bien y por escrito un plan de pagos con calendario y plazos límite, definan las modalidades de pago (efectivo, bienes, letras). Discutan qué ocurrirá si la otra persona no puede pagar a tiempo.

4. Si el amigo o familiar le pide dinero prestado, es de esperar que no tenga inconvenientes si usted prefiere hacer algún documento que represente un compromiso legal.

5. Es importante que el deudor sepa que le recordarás con alguna frecuencia la fecha y monto que deba pagar. Esto no le gusta a nuestros amigos y familiares, pero si hay atraso debe hacerse, como lo haría un prestamista o institución.

6. Cuando vaya a cobrar, hágalo siempre en privado. Para que ninguno se sienta incómodo.

7. Si después de haber prestado, la persona vuelve a solicitar un préstamo, di no. Aclara que no quieres estar en un constante estado de préstamo y cobros.

8. No olvides que el dinero tiene un precio o costo. Cobrar intereses a personas cercanas puede ser incómodo, pero es razonable debido a que por un tiempo no dispondrás de ese dinero y estás brindando un apoyo sin mucho papeleo. Obvio que la tasa de interés debe ser más baja que la que se ofrece en el mercado.