8ac4e8ab577c33997e2b71be303145f2 - Llegar a destino con el tanque vacío

En los tiempos de los arcades de videojuegos, como Galáctica, estaban los clásicos Pacman, Mrs. Pacman e incluso Junior Pacman, que eran mis favoritos, pero el juego al que vuela mi memoria por lo menos una vez a la semana era uno llamado Paperboy. Se trataba de un niño que debía hacer un recorrido en bicicleta para repartir periódicos, sorteando todo tipo de obstáculos, y yo me acuerdo de eso con buena suerte una vez por semana, y con mala suerte hasta 3 o 4 veces cuando ando manejando por las calles de Panamá.

La cosa es así: en uno de esos días salgo del garaje de mi edificio. Cuando llego a la esquina y me dispongo a girar a la derecha, después de haberme fijado que no vinieran autos, debo meter un frenazo que me deja casi con la frente pegada al parabrisas porque un porfiado salió de no sé dónde y en vez de cederme el paso, acelera más como quien dice “¡ni lo pienses!”. No he avanzado ni tres cuadras cuando ya empiezo un debate interno de si pitarle o no al feliciano pastuso que anda manejando delante de mi carro a 8 km por hora. Yo sé, yo sé, el apuro trae cansancio, pero puedo jurar que mi hijo de 4 años monta su triciclo a mayor velocidad.

En algún momento del recorrido me toparé con uno o varios conductores multitaskers, esos que creen que pueden manejar, chatear, escuchar la radio y cantar a la vez, y te tiran el carro inadvertidamente por andar distraídos. También se encuentra el buen samaritano, aquel que le anda cediendo el paso a Raimundo y todo el mundo. Puede ser que su intención era dejar que solo pasaran uno o dos carros, pero cuando se dio cuenta era muy tarde para controlar la marejada de carros que cual estampida que se le metió de frente a como diera lugar. Hey, yo voto a favor de la cortesía vial y es muy importante practicar buenos modales en el manejo, pero todos esos pensamientos positivos salen volando por la ventana cuando todos los carros que se colaron alcanzaron la luz verde, pero a mí me agarró el semáforo en rojo.

Por supuesto, no faltan los taxistas… ¡Ay, los taxistas! Esos que paran de la nada en medio de la calle a recoger pasajeros. No en el hombro de la calle, no haciéndose a un ladito, sino justo ahí en el mero centro del carril, donde empieza el intercambio con el prospectivo pasajero de si va o no va. De vez en cuando me topo con los indecisos: van a la derecha, no, a la izquierda. Mejor derecha, no, izquierda… Y yo de conga me cambio de carril para no tenerlos enfrente mío, pero como que me leen el pensamiento y vuelven a quedar delante de mí. ¡Qué se va a hacer!

Los peatones tampoco son santos, y por su parte me recuerdan el juego de Frogger, de las ranitas que tenían que cruzar el río. Solo que estos son humanos, a veces halando niños, esquivando carros en plena calle 50.

Les digo que para cuando llego a la oficina estoy agotada emocionalmente de haber sorteado esta carrera de obstáculos.

Contenido relacionado

ellas.pa exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos