DivorciadasX 1000 - ‘Mi fuerza se acabó’

Como diría Maná: “Se me acabó la fuerza de mi mano izquierda…”.

Alguien dijo que el matrimonio no es fácil, y tiene toda la razón. A unos pasos de empezar mi trámite de divorcio luego de 11 años de matrimonio y 4 de noviazgo, me quedé sin fuerzas. Estoy en  un momento en que mis sentimientos están dentro de una licuadora, sobre todo porque tengo hijos y hay daños a terceros. Todavía me pregunto si este es un tema de crisis de los casi 40 años, si el amor se acabó o qué fue lo que pasó.

 

Nunca di el sí ante un altar, pero por mis creencias religiosas, valores y trayectoria familiar, pensaba que el matrimonio era “hasta que la muerte nos separe”. Pero por una, varias o ninguna razón, se me acabaron las ganas de discutir, recoger ropa ajena, sacar la basura, arreglar y mejorar la casa, entre muchas otras cosas. Sin embargo, como yo soy así, me despierto y me acuesto todos los días culpándome de haber llegado a este punto muerto, pero también preguntándome: ¿Yo llegué aquí sola?, ¿a los demás les pasa lo mismo?, ¿cómo se sale de esto?, ¿y ahora qué hago?Las preguntas son muchas y no estoy segura de que llegue a tener todas las respuestas antes de que este proceso termine.

Para ser muy honesta, odio los grises. Solo los uso para vestir y este es un área en el que  tengo cero experiencias. En este momento mi situación se siente como el océano: extenso e inacabable. Espero y confío en que no lo sea, que en algún momento podré tocar la orilla y volver a tierra firme, o que solo sea una piscina en donde tocaré fondo, pero agitaré mis piernas y brazos para subir nuevamente a la superficie.

 

Contrario a lo que muchos pensarían,  extrañamente sigo creyendo en el matrimonio. He visto relaciones que me llenan de esperanzas, que me muestran cómo son las parejas que trabajan juntas día con día, hombro con hombro, para que funcione. Parejas que aún me hacen creer en que sí se puede tener un matrimonio sano, equitativo, quizá con problemas -porque no somos perfectos-, pero que se fortalecen en conjunto, evitando que alguno de los dos pierda la fuerza de su mano izquierda.

Ellas.pa
contenido único para ti.

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos