Irma Arias es la segunda historia que presentamos en ‘Ellas vencieron el cáncer’, una serie de cuatro videos inspiradores en ‘ellas.pa.’ Cuando Irma Arias fue diagnosticada con cáncer de mama tenía 35 años y un hijo de un año. No tenía antecedentes familiares, comía saludable y hacía ejercicios. “No tenía por dónde realmente tenerlo”, expresa en el video que presentamos en www.ellas.pa. Comenta que en cuanto se sintió “una pequeña bolita que no tenía el día anterior”, acudió a examinarse con un doctor, y luego con otros, pero por su edad y por haber dado a luz un año antes le decían que se trataba de un fibroadenoma. “No me quedé muy tranquila y seguí yendo a varios doctores y me decían ‘es un fibroadenoma, tú acabas de dar a luz”, recuerda. La sorpresa. Arias sentía que la “bolita” seguía creciendo, y luego de ocho meses la operaron. “Y qué sorpresa nos llevamos todos; era un cáncer de seno bastante agresivo, con todos los ganglios comprometidos y en un estadio tres. Al tener 35 años obviamente es un cáncer mucho más agresivo. Entre más joven uno está, más agresivo es el cáncer”, asevera. “Hoy en día se está dando mucho cáncer en personas más jóvenes, no sabemos el porqué”. Por eso invita a las personas a estar atentos a los cambios de su cuerpo, a examinarse y a “seguir buscando” si no queda convencida con algún diagnóstico. Informarse correctamente. Según Arias, muchas personas se frustran cuando escuchan la palabra quimioterapia y piensan que se van a morir al tener cáncer. Aunque reconoce que son días “horribles”, hay que informarse adecuadamente, y no solo en internet. “Uno se empieza a informar y sabe que hay tratamientos que cada día cambian más y mejoran. Hice todo mi tratamiento sin ningún problema, tuve mis seis meses de quimioterapia”. Recuerda que el día que perdió el cabello lo consideró como “el segundo día más difícil”, pero después comprendió que era algo estético y que su vida no dependía de ello. “Tú sigues tu tratamiento con mente positiva”. Asegura que si se piensa en positivo, el cuerpo así lo va a reflejar, “y siempre va a salir todo mejor, con mucha fe y positivismo para adelante”.