La labor que hace Madeline de Huerta en Fundacáncer la describe como “la quimio del alma”. “Mi tratamiento continúa”, dice esta sobreviviente del cáncer de mama al referirse a la ayuda que le ofrece a otras personas que están pasando por el tratamiento de quimioterapia, donde las anima a mantener una actitud positiva. “La actitud positiva es lo que te va a ayudar, más que los medicamentos, a salir adelante”.

Madeline entró a esta fundación después de ser diagnosticada con cáncer de mama hace poco más de dos años. La fecha del diagnóstico la recuerda con exactitud: 21 de junio de 2011.

El significado de una mamografía. Madeline se hizo su primera mamografía al cumplir los 40 años, cumpliendo con lo que se recomienda para la prevención de este cáncer. Pero admite que al año siguiente, a los 41, por las responsabilidades del trabajo y los quehaceres del día a día, postergó el examen. Un año más tarde, una llamada de una amiga que le comentaba que se había sentido algo en los senos la hizo caer en la cuenta de que no se había hecho la mamografía. A su amiga le comentó que todo iba a salir bien y que fuera a hacerse el examen. Ella haría lo mismo. Incluso reconoce que meses antes de esa llamada se había sentido una bolita en el seno derecho a la cual restó importancia porque no le molestaba.

Una lucha en familia. Después de dos estudios y una biopsia descubrió que tenía cáncer de mama en tercera fase. Asegura que su esposo y sus dos hijas, ahora de 12 y 17 años, le brindaron siempre su apoyo.

d7a2f5c761e32f11361a2f2cf250103c - ‘Nunca sentí temor a morir’

“Desde el primer momento que tuvimos esa noticia decidimos pelear, no dejarnos vencer, nunca sentí temor a morir; aunque uno siempre relaciona el cáncer con la muerte, en mi mente nunca estuvo planteada la palabra muerte”, recuerda.

Lo que sí sintió fue molestia y enojo porque creía que la enfermedad le iba a quitar la libertad que tenía de “hacer cosas”. “Obviamente que todos en la familia decidimos unir fuerzas para poder vencerlo”, señala.

Prevención desde joven. A juicio de Madeline, la prevención del cáncer de mamá debe comenzar en las mujeres desde los 25 años. Considera que a partir de esta edad la mujer debe estar consciente de su cuerpo y conocerlo. “Y si tienes esa sensación de que algo extraño está pasando en tu cuerpo, seguir el instinto. El autoexamen de mamas hay muchas maneras de hacerlo, incluso hasta en internet te dicen cómo, es muy bueno que lo hagas desde muy temprano”.

De igual manera, aconseja a las personas a cumplir sin falta con sus exámenes médicos de control y nunca olvidar que lo más importante es la salud.

Madeline de Huerta es la tercera sobreviviente que comparte su historia en la serie de videos Ellas vencieron el cáncer, que podrás encontrar en la página web www.ellas.pa.